Despliega el menú
Huesca

Preocupación en el Pirineo por la Red Natura 2000 que afecta al 50% de su territorio

Los ayuntamientos teme que muchas de sus actividades se vean condicionadas en el futuro.  

Un rebaño de ovejas trashumantes pastando en las praderas de Formigal.
Un rebaño de ovejas trashumantes pastando en las praderas de Formigal.
Laura Zamboraín

El 50% del territorio del Pirineo está afectado por la implantación de nuevas limitaciones medioambientales, en el marco del proceso de declaración de las Zonas de Especial Conservación para las Aves (ZEPA) de la Red Natural 2000. Una situación que tiene preocupados a los ayuntamientos del Pirineo, ante el temor de que se vaya a condicionar todavía más sus actividades. 

La inquietud la han puesto de manifiesto este viernes a través de su asociación, Adelpa. Actualmente, la Red Natura 2000 en Aragón está compuesta por 156 lugares de importancia comunitaria (LIC) y 48 zonas de especial protección para las aves (ZEPA), repartidos entre las regiones biogeográficas alpina y mediterránea, que ocupan el 28% de la superficie de la Comunidad Autónoma, lo que corresponde a 13.600 kilómetros cuadrados. Pues bien, casi una cuarta parte de estos espacios se localizan en el Pirineo, "y de su gestión van a depender muchos de los usos de estas zonas en el futuro, su desarrollo sostenible y su conservación", señala la Asociación de Entidades Locales del Pirineo Aragonés. 

En este momento se encuentra sometido a exposición pública el Proyecto de Decreto del Gobierno de Aragón por el que se declaran las zonas de especial conservación de la Red Natura 2000 en Aragón y se aprueban sus planes de gestión, tras salir el pasado 15 de septiembre en el Boletín Oficial de Aragón. Un trámite normativo que culmina el proceso de implantación de la red Natura 2000 en Aragón, iniciado ya hace más de 15 años. 

Adelpa ha solicitado al Gobierno de Aragón que se habilite una prórroga del proceso de exposición pública, puesto que el plazo previsto es de tan solo un mes, para una cantidad "ingente" de documentación (en torno a 400 planes de gestión). "En el caso del Pirineo aragónes, en torno al 50% de su territorio se ve afectado por estos planes, puesto que tiene la máxima concentración de estos espacios en Aragón", señala.

Además, un elevado porcentaje de los espacios de la Red Natura 2000 del norte de la Comunidad se encuentra en terrenos que son propiedad de los ayuntamientos, que por ello van a estar condicionados de forma especial por los futuros planes de gestión.

La postura de esta asociación, reflejo de la manifestada por los ayuntamientos, es que para poder gestionar estos espacios y conservar adecuadamente los hábitats que los han originado, "ha sido y continúa siendo fundamental la presencia humana y su actividad en estos territorios". "Está demostrado que el abandono de población y de determinadas actividades tiene un impacto negativo en la conservación de los espacios, los hábitats y las especies", añade en un comunicado. 

Por ello, Adelpa prepara sus alegaciones con la confianza de poder contar con esa prórroga que permita a ayuntamientos, particulares y colectivos tener "la oportunidad real" de participar en este proceso. Entre las reivindicaciones ya planteadas por esta asociación en documentos anteriores está la elaboración de modelos de gestión participativos, contando con autoridades locales, técnicos, usuarios, etcétera; incluir el compromiso voluntario de los actores locales, con incentivos financieros, mediante contratos para la gestión agroambiental; la concreción del personal y demás medios que se van a dedicar a la gestión de estos espacios; y el detalle de las medidas de gestión para cada espacio y para cada valor. Reclama asimismo que se fije el coste por hectárea para la gestión de estos espacios, como establece el Marco de Acción Prioritaria de la Red Natura 2000, y los elementos de financiación que se van a dedicar. 

Los ayuntamientos se han enfrentado en los últimos meses a la consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente que encabeza Joaquín Olona por el pago de las ayudas a los municipios con espacios protegidos (Ordesa, Guara, Posets-Maladeta, Los Valles Occidentales, Glaciares Pirenaicos y San Juan de la Peña), cuyo recorte de financiación llevan años denunciando. El detonante fue la eliminación del fondo de compensación de dos millones de euros que recibían. Finalmente, los presidentes de las comarcas del Pirineo consiguieron arrancar un compromiso a Olona para recuperar este año alrededor de un millón de euros de los dos presupuestados.

Etiquetas
Comentarios