Despliega el menú
Huesca

coronavirus en Aragón

Un juez de Huesca ordena vigilar 24 horas a una familia para cumplir la cuarentena

También se confinó un poblado chabolista con 80 personas por varios positivos.

Dos agentes de la Policía Local vigilaban este lunes por la tarde el domicilio.
Dos agentes de la Policía Local vigilaban este lunes por la tarde el domicilio.
Rafael Gobantes

Una familia de cuatro miembros de Huesca está sometida a vigilancia policial permanente desde el pasado viernes por orden judicial para evitar que rompa el confinamiento, tras dar positivo en coronavirus y comprobar que no respetaban la cuarentena. Patrullas de tres cuerpos policiales (la Unidad Adscrita de la Policía Autonómica, la Policía Nacional y la Policía Local) se turnan a las puertas del edificio de viviendas donde está el domicilio, en la calle Ronda del Isuela del barrio del Perpetuo Socorro. El control se realiza las 24 horas para evitar que salgan a la calle e incumplan las instrucciones marcadas por los servicios médicos de su centro de salud.

En la ciudad de Huesca, una de las zonas de Aragón en fase 2 flexibilizada, se han registrado en tres días casi 40 casos: el viernes se notificaron 11, el sábado 19 y en la jornada del domingo otros 9.

Fue la Dirección Provincial de Sanidad la que solicitó la mediación judicial. En la casa conviven un hombre de 78 años, una mujer de 81 y dos más de 39 y 59. El padre de familia dio positivo, pero se saltaba el confinamiento y cuando ocurría esto las mujeres lo llevaban al hospital San Jorge, lo que obligaba a activar todo el protocolo de seguridad en este centro.

Hartos de la situación, los responsables sanitarios pidieron la intervención. Un auto del juzgado de primera instancia e instrucción número 1 de Huesca del 17 de julio decretó un confinamiento forzoso, cuyo cumplimiento deben garantizar los agentes.

A raíz de conocerse el contagio, la Policía Local realizaba un seguimiento de la cuarentena, pero ni podía obligarlos a permanecer en casa ni someterlos a vigilancia permanente, salvo que hubiera una orden judicial. Se produjo una reunión entre la subdelegación del Gobierno y los cuerpos policiales para coordinarse, de forma que se turnaran en la vigilancia.

El sindicato Jupol de Huesca destacó que "mientras esta familia tiene una custodia policial 24 horas, hay mujeres maltratadas que no la tienen". Además, recordó la reivindicación de test de covid para los agentes, que todavía no han conseguido. Reclamaron ‘arcas de Noé’ para los contagiados durante los rebrotes "porque no se puede poner un policía en cada puerta".

La familia procedía del asentamiento chabolista de Loma Verde. Este poblado está confinado desde el fin de semana, según aseguraron fuentes municipales, por varios contagios. Añadieron que en este caso se respeta la cuarentena, y aunque se están realizando controles por parte de la Policía Local, no hay vigilancia permanente. Los servicios sociales del Ayuntamiento están colaborando con las familias para atender las necesidades de alimentos. Aquí viven unas 80 personas en chabolas y casas prefabricadas.

Etiquetas
Comentarios