Huesca
Suscríbete por 1€

reportaje

Zaidín, en busca de la normalidad

La localidad, en la comarca del Bajo Cinca, lleva casi tres semanas en fase 2 y sus vecinos dicen que en este tiempo han pasado del nerviosismo a la tranquilidad.

Un grupo de amigas compartiendo café y tertulia en Zaidín.
Un grupo de amigas compartiendo café y tertulia en Zaidín.
Ainhoa Valladolid

Aunque sin bajar la guardia, Zaidín espera volver poco a poco a la nueva normalidad, de la que apenas disfrutó unas horas, al verse obligada a retroceder a la fase 2 debido a los rebrotes de coronavirus detectados en las comarcas más orientales de Aragón. El retorno parecía cantado a finales de esta misma semana, pero la decisión se aplazó después de que la comunidad aragonesa encadenase cinco días de contagios al alza. Además, el primer fallecido de los rebrotes fue un vecino de esta localidad, un hombre de 78 años con patologías previas que ingresó con neumonía severa en el hospital de Barbastro y al ser sometido a la PCR, dio positivo en covid. Al mismo centro fue trasladada su mujer, que también resultó contagiada.

La localidad, que ha centrado gran parte de las miradas durante esta nueva oleada de casos, lleva casi tres semanas en fase 2 y en este tiempo, sus vecinos dicen haber pasado del nerviosismo a la tranquilidad. También tiene esa sensación el alcalde y presidente de la Comarca del Bajo Cinca, Marco Ibarz, que acompaña su impresión con datos.

El primer edil cuenta que el ritmo de trabajo del consultorio médico ha descendido, después de haberse visto obligado a desviar el teléfono al centro de salud de Fraga, y recuerda que la empresa local Frutas La Espesa, donde fue detectado un importante brote de coronavirus entre sus 260 empleados, ha retomado su actividad, aunque a ralentí. También una parte importante de los vecinos aislados o en cuarentena ya han recibido el alta médica.

Otra cosa es el ritmo diario de la localidad, donde es palpable la cautela adoptada por una parte de sus vecinos. Hasta hace tres días, Gloria Senar había tachado de la lista una de sus rutinas habituales: el café y tertulia con su grupo de amigas. "La situación nos llevó a ser prudentes y anularlo", indica. A esta vecina, le molesta que la localidad haya sido considerada el epicentro de los rebrotes y se queja de la presión mediática. También del forzado cierre de Frutas La Espesa. "Ahora, la situación es de tranquilidad. La gente que estaba aislada ya está en la calle y ni hay miedo ni rechazo", dice Senar.

Ahora bien, tal y como reconoce otra vecina, Alba Vendrell, la precaución es mayor. "Me he vuelto a quedar en casa lo máximo posible, por responsabilidad y prudencia", señala. Es lo que ha pedido el alcalde, que ha enviado una circular recomendado a sus vecinos que extremen las medidas de precaución y cumplan con el uso de mascarillas, la distancia de seguridad y el lavado frecuente de manos.

Marco Ibarz también ha cambiado muchas de sus rutinas estos días. Además de mantener sus funciones, ha sido habitual verlo atendiendo a medios de comunicación, subido a la barredora o haciendo de rastreador, ya que ha ido casa por casa buscando a las personas que debían estar en aislamiento o someterse a una PCR cuando los sanitarios no lograban localizarlas. "Han sido días difíciles e intensos. Ahora, parece que los brotes están controlados y solo ansiamos recuperar cierta normalidad", concluye Ibarz.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión