Huesca
Suscríbete por 1€

huesca

El ADN demuestra una paternidad de los años 50 en Huesca tras una exhumación

El abogado de la demandante solicitará ahora la anulación del testamento y la aceptación de la herencia por parte de su cliente.

Sede del Palacio de Justicia de Huesca
Sede del Palacio de Justicia de Huesca
Rafael Gobantes

El Juzgado de Instrucción nº 2 de Huesca ha admitido la demanda interpuesta por una mujer de 64 años que reclamaba ser considerada hija biológica de un vecino de Monflorite fallecido en 2015 fruto de una relación con su madre, que trabajó en su domicilio como asistenta en la década de los 50 del siglo pasado. Ahora, su abogado, Ricardo Orús, solicitará la anulación del testamento y la aceptación de la herencia por parte de su cliente.

La mujer presentó el 12 de mayo de 2019 una demanda de reclamación de filiación, pidiendo que se practicaran pruebas biológicas y la exhumación del cadáver de su presunto padre. En caso de darle la razón, solicitaba que se modificaran sus apellidos en el Registro Civil. El Fiscal se sumó a la solicitud, mientras que los herederos del hombre no se opusieron sino que contestaron alegando estar al resultado de la prueba acordada. El juicio se celebró el pasado 17 de junio.

La sentencia señala que los resultados de las muestras biológicas del fallecido, tras proceder a su exhumación, y los de la demandante demuestran que son "compatibles" con la relación parteno-filial entre ambos, según el informe del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forense. Por ello, estima la demanda y declara que la mujer es hija biológica fruto de una relación extramatrimonial "con todas las consecuencias legales inherentes a dicha declaración de filiación", además de ordenar el Registro Civil de Almudévar el cambio de los apellidos.

Según explicó en su demanda, la madre de la mujer, durante su juventud y entre los años 1952 y 1956, trabajó como asistenta o empleada del hogar en casa del difunto. Durante ese tiempo, surgió entre ambos una relación y ella se quedó embarazada.

Sin embargo, para "evitar el escándalo social" que suponían en aquella época un caso de estas características, la mujer abandonó el trabajo y el domicilio del presunto padre antes de dar a luz y se trasladó a otra localidad de la provincia donde residían sus padres y donde finalmente dio a luz a la demandante, que fue inscrita con los dos apellidos de la madre. El presunto padre falleció soltero en julio de 2015, pero ella no se enteró de su muerte hasta varios años después ya que no tenía ninguna relación con él ni con su entorno familiar.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión