Despliega el menú
Huesca

huesca

El tráfico por Monrepós hacia el Pirineo se triplica con la entrada en la fase 3

El fin de semana se llegó a los 22.000 vehículos por la libertad de movimientos entre las tres provincias. Durante el confinamiento, los desplazamientos cayeron cerca del 95% hasta alcanzar solo el millar.

Loading...

El primer fin de semana de la fase 3, que ya permitía la libre circulación entre las tres provincias aragonesas, disparó la ocupación turística en segundas residencias, viviendas de turismo rural, terrazas o restaurantes del Pirineo gracias, fundamentalmente, a los masivos desplazamientos de visitantes de Zaragoza. Y un dato más que lo corrobora es que el tráfico por el puerto de Monrepós (A-23) triplicó el volumen de vehículos respecto al anterior fin de semana, cuando solo estaba autorizado que viajaran los habitantes de Huesca.

Según los datos facilitados por la Jefatura Provincial de Tráfico, entre el sábado y el domingo pasaron por Monrepós un total de 22.043 vehículos entre ambos sentidos. Son casi 14.000 más que el anterior fin de semana (8.228) y una cifra superior incluso a las mismas fechas del año pasado (16.631). Pese a ello, desde la DGT aseguraron que en ningún momento había habido retenciones, ni siquiera en los tradicionales cuellos de botella entre Sabiñánigo y Hostal de Ipiés.

Este puerto ha sido un buen ‘termómetro’ del comportamiento que han tenido los altoaragoneses a la hora de cumplir con las duras restricciones de movilidad que impuso el Gobierno central para tratar de atajar el veloz avance de la pandemia de la covid-19.

El fin de semana anterior a que estallara la crisis, el 7 y 8 de marzo, Monrepós sumó 19.977 vehículos, la mayoría de ellos en dirección a unas pistas de esquí de los valles de Aragón y Tena que por aquel entonces continuaban abiertas y que se frotaban las manos de cara a la recta final de la temporada por las buenas condiciones de nieve que por fin empezaban a tener después de un desigual arranque de campaña.

Sin embargo, la inminente declaración del estado de alarma lo cambió todo. Aquel fin de semana, 14 y 15 de marzo, ya se notó un brusca caída de la circulación motivada también por el cierre de golpe de todas las actividades turísticas del Pirineo. Así, el puerto registró 7.608 vehículos, un descenso de más del 60% respecto a la semana anterior.

Y con el estado de alarma ya en vigor y la prohibición de viajar fuera del propio municipio, el tráfico en el puerto se desplomó cerca del 95% hasta los 1.219 vehículos el fin de semana del 21 y 22 de marzo. Cifras que se mantuvieron las siguientes semanas.

Con la llegada de la fase 1, se dio vía libre a los desplazamientos dentro de la misma provincia y a segundas residencias solo de vecinos de Huesca y Monrepós empezó a recuperar el pulso. El 16 y 17 de mayo sumó 4.480 vehículos. Con la fase 2 y la reapertura progresiva del sector turístico, el tráfico se duplicó casi hasta superar los 8.200 el 30 y 31 de mayo. Y la fase 3, que provocó una aglomeración de turistas zaragozanos, las cifras ya se dispararon hasta superar los 22.000 vehículos entre el 13 y el 14 de junio.

Un listón que se podría rebasar ampliamente cuando decaiga definitivamente el estado de alarma (el próximo día 21) y se autorice la libre circulación entre comunidades. Y es que País Vasco, Navarra, Cataluña, Madrid y Comunidad Valenciana aportan más del 60% de turistas del Pirineo.

Etiquetas
Comentarios