Despliega el menú
Huesca

Huesca

«Nos planteamos cómo hacer el Festival, pero no el suspenderlo»

El director del Festival de Cine de Huesca, Rubén Moreno, está orgulloso del equipo que ha conseguido superar las dificultades del momento para organizar la 48ª edición del certamen, que empieza este viernes 12 de junio

festival cine de Huesca contraportda ruben moreno - 6 -20 - 6 foto pablo segura [[[FOTOGRAFOS]]]
Rubén Moreno en la platea del Teatro Olimpia, que abrirá para el Festival con un tercio de su aforo.
Pablo Segura

Comienza hoy la 48ª edición del Festival de Cine de Huesca. ¿Llegó a plantearse la suspensión?

Cuando empezó el confinamiento el Festival acababa de recibir casi 2.000 cortos y estábamos en fase de visionado para la preselección. Después se empezó a hablar de fases y comenzamos a pensar en el formato porque vimos que se podía mantener. Ya contábamos con el apoyo de la Diputación Provincial y el Ayuntamiento. Nos planteamos cómo hacerlo, pero no la suspensión.

Todo ha sido difícil en esta edición, pero ¿hay algo que haya costado más o no haya podido conseguirse?

Hemos hecho tres festivales en uno. Tenemos sesiones de cortos en el Olimpia, hemos instalado un autocine de la nada y hemos montado una especie de Netflix propio. Más que dificultades han sido retos. Pero no hay invitados de fuera y la entrega de galardones y los homenajes serán virtuales. Eso lo pierden el festival y la ciudad. Y supone que una parte del equipo no se haya mantenido.

El Festival es pionero en aunar tres fórmulas para ver cine. ¿Han llamado de otros sitios para preguntar o felicitarles?

Sí. El de Huesca será el primero que abra salas de cine tras la pandemia y aplique una formula mixta. Nos ha consultado además una feria de cómic y algún evento deportivo. Llaman de muchos países y he respondido a más entrevistas que nunca.

Pantalla al aire libre, sala e internet. ¿Es este el futuro del Festival de Huesca y el del cine?

Esta fórmula igual sí que ha venido para quedarse. Somos un festival internacional, mucho de nuestro público objetivo está en otros continentes y no puede venir. Nuestra prioridad es la forma presencial pero quizás la opción ‘on line’ haya que mantenerla para que ese público tenga acceso a los cortos. Y puede que con el tiempo venga a verlos a Huesca. No olvidemos que este certamen tiene mucho de acto social.

¿Por qué este carácter social y solidario?

Es una cita cultural muy significativa y muy asentada en la ciudad. Es importante haber mantenido las sesiones de Mayores al festival. En las residencias de ancianos lo han pasado mal con la covid-19 y ofrecerles una sesión de cortos para que esta semana dediquen más horas a divertirse, entretenerse... es, por lo menos, tan importante como las secciones oficiales. Y lo mismo con el programa Niños al festival. Además, este año apoyamos al Banco de Alimentos, seguimos colaborando con Cadis y aportaremos dinero a los premios de los escaparates. Todos vivimos en Huesca y tenemos sentimiento de comunidad, de vocación pública.

¿Se va a percibir de alguna manera este año ese ambiente que siempre reinaba en la ciudad con el Festival de Cine?

Será más difícil porque no estarán los cientos de personas que venían y llenaban los hoteles. Pero seguro que en torno a las sesiones del Olimpia y el autocine se notará, porque saldrá más gente a la calle. Colocaremos carteles y mupis y el comercio colabora un año más con los escaparates. Es muy importante que se note que en Huesca ‘pasa algo’.

¿Cabe estimar cuántos espectadores habrá este año?

El año pasado tuvimos 9.000 presenciales. La plataforma ‘on line’ fue testimonial. Lo de este año es impredecible. Certámenes que han optado solo por internet, como el de Cine de Autor de Barcelona, han pasado de 20.000 espectadores físicos a 210.000 ‘on line’. Nosotros hemos limitado las sesiones de cortos a concurso a 500 visionados; el aforo del Olimpia a 135 personas y para cada sesión de autocine se ponen a la venta 400 entradas.

¿Está más nervioso ahora que en 2017, cuando cogió las riendas del festival?

Parecido. Lo que estoy este año es muy orgulloso del equipo, del trabajo que se ha hecho para llegar hasta aquí. Hemos montado un festival cuando era muy difícil y conseguido que Huesca sea un año más referente del cortometraje. Hemos aprendido mucho y somos más fuertes, como la ciudad y su oferta cultural.

Etiquetas
Comentarios