Huesca
Suscríbete

El lobo reaparece cinco meses después y mata una oveja en Leciñena

El último ataque registrado tuvo lugar en noviembre en el municipio de Farlete.

Vistas de Leciñena
Vistas de Leciñena
Laura Uranga

Un total de cinco meses llevaba el lobo sin actuar en Los Monegros, lo que había llevado a algunos ganaderos de la zona a pensar en su muerte o traslado, pero se equivocaban. De hecho, el cánido ha vuelto a atacar durante la madrugada de este lunes en Leciñena, donde ha dejado una oveja muerta. El último había tenido lugar en noviembre en el cercano municipio de Farlete.

El rebaño afectado, compuesto por alrededor de un millar de ejemplares, estaba dentro de un pastor eléctrico situado en la denominada finca 'El Vedado', a unos nueve kilómetros de la localidad de Leciñena, según ha detallado su propietario, Carlos Seral, que estaba entre los ganaderos que confiaban en la marcha o desaparición del lobo. "Teníamos la esperanza de que se hubiera ido", ha declarado.

El Gobierno de Aragón ha confirmado que el cánido ha sido el autor del ataque registrado. Un Agente de Protección para la Naturaleza ha trasladado al animal al centro de recuperación de La Alfranca, donde se le ha realizado la necropsia, que ha revelado que "las mordeduras son compatibles con el lobo".

El rebaño atacado estaba dentro de un vallado de 90 centímetros de altura y además, protegido por dos perros mastines. Según el ganadero, uno de los palos ha aparecido roto, al igual que una zona baja del cercado, daños achacables al cánido en su huída o a los propios mastines. El ganadero cree que los perros minimizaron el impacto del ataque, ya que el lobo solo había devorado una parte muy pequeña de la oveja.

El pastor eléctrico y los animales fueron adquiridos siguiendo las directrices del Gobierno de Aragón, que financia la adquisición de este tipo de medidas de protección, la única forma posible de lucha contra el cánido. La DGA también tiene activada una línea de ayudas a los ganaderos en los territorios donde está confirmada la presencia del oso y el lobo.

Quinto ataque

Para el ganadero afectado, la situación no es nueva. De hecho, se trata del quinto ataque que sufre desde que el cánido fuera detectado en Los Monegros. En total, ha perdido 15 ovejas, según señala Seral, "más que harto" del depredador y de las consecuencias de su presencia. Y es que no solo se trata de los animales perdidos. "Hemos tenido que modificar nuestra forma de trabajo y además, llevar a cabo importante inversiones, que las ayudas no compensan. Las horas de trabajo han crecido y los beneficios han bajado", señala Seral.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión