Despliega el menú
Huesca

bienes de Aragón

El arzobispo Juan José Omella insiste en que los bienes "deben volver a su dueño"

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y prelado de la Archidiócesis de Barcelona, ha mostrado su deseo de que el juez dé ya una solución al litigio de las 11 obras de arte, "que es demasiado largo". 

El arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella
El arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella
EFE

El arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el aragonés Juan José Omella, ha manifestado que el litigio de los bienes religiosos de la Diócesis Barbastro-Monzón depositados en el Museo de Lérida y que Cataluña se niega a devolver, "está durando mucho, es demasiado largo". El también cardenal, en una entrevista concedida a Radio Huesca, ha mostrado su deseo de que el juez  "dé ya la solución". 

El juez titular del Juzgado número 1 de Barbastro emitió en diciembre un fallo favorable a la devolución de los 111 bienes retenidos en Lérida que la Generalitat de Cataluña ha conseguido desviar al Tribunal de Conflictos Jurisdiccionales, lo que vuelve a dilatar el proceso.   

Omella, que fue obispo de esta Diócesis entre diciembre de 1999 y mayo de 2004, ha recordado que ya entonces "se nos pidió que los pueblos que tenían piezas artísticas en el Museo de Lérida las reclamaran por escrito, y así se hizo. El presidente de la CEE ha recordado la sentencia del derecho canónico 'rex clamat domino' (la cosa llama a su dueño) para afirmar que estos bienes "tienen que volver". 

El prelado ha reconocido que la solución está clara y es sencilla  pero que "los litigios complican los asuntos".  Asimismo, ha señalado que "tendremos que tener mucha paciencia, pero yo repito siempre el viejo adagio de que 'la verdad padece pero no perece'.

El conflicto por el retorno de estas piezas comenzó en 1995, cuando se creó la Diócesis Barbastro-Monzón y se integraron en ella las parroquias de la zona oriental de la provincia de Huesca que hasta entonces pertenecían al obispado de Lérida.  

Por otra parte, Juan José Omella ha destacado el papel de la Iglesia en la pandemia que asola a España y otros países y ha recordado los seis millones de euros que a través de Cáritas se distribuyen para atender las necesidades de los pobres. "Cáritas es la mano caritativa de la Iglesia", ha apostillado. El presidente de la CEE ha destacado el trabajo de religiosos y seglares en las parroquias de toda España. 

Asimismo, ha coincidido con el Papa Francisco en que  dentro de la Unión Europea "tenemos que vivir más la solidaridad" . "Lo que hecho el Papa es una llamada a la unión, a pasar por encima de las diferencias ideológicas y políticas, a trabajar juntos porque estamos todos dentro del mismo barco", ha destacado.  "O queremos una Europa unida o nos hundimos todos con el barco porque esto es una crisis mundial que requiere una solución mundial", ha añadido

Etiquetas
Comentarios