Despliega el menú
Huesca

huesca

Los refugios aragoneses baten un nuevo récord con 77.000 pernoctaciones en 2019

Las escuelas de Alquézar y Benasque sumaron otros 20.800 visitantes. Aragón, Cataluña y Francia, los  principales lugares de origen de los usuarios.

El refugio de Góriz, en el valle de Ordesa, lideró un año más las pernoctaciones.
El refugio de Góriz, en el valle de Ordesa, lideró un año más las pernoctaciones.
FAM

Aragón no solo batió el año pasado su récord de turistas en hoteles, casas rurales, cámpines y apartamentos con 3,8 millones. Los 14 refugios guardados que gestiona la Federación Aragonesa de Montañismo (FAM) también superaron sus mejores registros hasta sumar 77.065 pernoctaciones, un 10% más que el año anterior. Y si se suman los dos albergues y las dos escuelas que también están a su cargo, se dispararon hasta 103.000 (+6,7%).

La FAM se felicita de esta "tendencia al alza" registrada año tras año en las pernoctaciones en sus refugios, un incremento que atribuye "a la combinación del trabajo constante que desde hace años se realiza por parte de la Federación, la profesionalidad de los equipos de guardas y el apoyo de las instituciones".

Además destacan que aunque solo contabilicen las visitas de quienes hacen noche, también crecen las de quienes usan los servicios de día, "consolidando la relevancia de estas instalaciones como infraestructuras deportivas y turísticas en un territorio, Aragón, que tiene a la montaña como uno de sus más sólidos atractivos", resaltan. El verano fue la época con mayor ocupación, encabezada por agosto (20.030 pernoctaciones que suponen un 19,5%) y julio (19.699).

Las 16 instalaciones montañeras gestionadas por la FAM están ubicadas en las tres provincias, predominando el Pirineo y Prepirineo. El mayor número de usos se da en aquellas que se sitúan en torno a los macizos más emblemáticos de los Pirineos, "donde los refugios ofrecen un apoyo clave y un importante elemento de seguridad para acometer las ascensiones". Así, Góriz, el más cercano a la cima de Monte Perdido, mantuvo en 2019 su liderato en número de pernoctaciones, seguido por La Renclusa y el Ángel Orús, refugios de referencia en las ascensiones al Aneto y al Posets, respectivamente.

Por su parte, los albergues de Montfalcó (Huesca) y Morata de Jalón (Zaragoza) sumaron algo más de 5.000 pernoctaciones.

La procedencia de los visitantes de los refugios y albergues continúa siendo muy variada aunque Cataluña (16 %) y Aragón (15,8 %) fueron de nuevo las dos comunidades que más pernoctaciones aportaron, sumando casi un tercio del total. En tercer lugar se situó Francia con un 13%, que en los últimos años ha superado al País Vasco (12,2%), Valencia (11,4%) y Madrid (10 %). Más de una tercera parte de los usuarios son federados de montaña.

Mientras, las escuelas de montaña se utilizan a lo largo del año en actividades formativas que, junto con los grupos escolares, proporcionan buena parte de su público. En conjunto, la Escuela de Montaña de Benasque y la Escuela Refugio de Alquézar sumaron 20.814 pernoctaciones en 2019, cifra similar a la del año anterior. En este caso, prácticamente la mitad de los usuarios correspondieron a personas y entidades de Aragón, por delante de Francia (12%) y Cataluña (10%).

Más público francés

Según la FAM, el aumento del público francés se ha venido registrando en toda la red, con mayor incidencia en los tres refugios que se integraron en el proyecto comunitario Entrepyr I (Bachimaña, Respomuso y Casa de Piedra), "prueba de la positiva repercusión que este tipo de programas transfronterizos tiene en la dinamización de las infraestructuras montañeras". Por ello, prevén que con la puesta en marcha en 2020 de la segunda fase, que incluye ya a todos los refugios del Pirineo, haya "a medio plazo" un mayor crecimiento del público internacional.

Etiquetas
Comentarios