Despliega el menú
Huesca

Jorge Álvarez: "El mundo va en una dirección y la tienda pequeña no cabe en él"

Jorge Álvarez cerrará en este mes de febrero la tienda que abrió hace 6 años en el Coso.

Jorge Álvarez, frente a su tienda en el Coso de Huesca, empapelada de papeles de cierre.
Jorge Álvarez, frente a su tienda en el Coso de Huesca, empapelada de papeles de cierre.
Rubén Darío Núñez

"El mundo va en una dirección y la tienda pequeña no cabe en él". Esta es la triste conclusión a la que ha llegado Jorge Álvarez, que hace seis años regresó de Madrid a su Huesca natal para abrir en pleno corazón de la ciudad una coqueta tienda especializada en cocina, una de sus pasiones, con artículos de calidad de calidad y diseño, y este mes de febrero echará el cierre "porque las cosas han cambiado mucho y La Kitchen nació en un mundo que ya no existe", lamenta.

Aunque está orgulloso por haber podido emprender uno de sus sueños, agradecido especialmente por el trato que ha recibido de los clientes en este tiempo y emocionado por las numerosas muestras de cariño y apoyo que ha recibido en los últimos días, Jorge Álvarez admite que ha arrojado la toalla.

Hace seis años se lanzó "al vacío" al ver que podía existir un hueco de mercado en los utensilios de cocina. "Los primeros años iba bien, no para hacerte rico, pero la tienda iba creciendo poco a poco. Sin embargo, en la Navidad del cuarto año ya vi que las grandes ventas que te compensaban el resto de meses no estaban y comenzó una tendencia a la baja mientras por otro lado crecía el comercio por internet. Y desde entonces ya veía que el futuro no pintaba bien y de hecho cada año iba a peor", relata.

El problema "son las ventas"

A su juicio, son varios los factores que le han llevado a tomar esta dura decisión. El alquiler es uno de ellos, "pero no es el único", recalca. Y de hecho, hace hincapié en que "si fuera la mitad, no se habría solucionado el problema, porque el más grande es que no se vende".

Con todo, para este pequeño comerciante, el principal "daño" ha venido de la competencia de los gigantes de internet, de las nuevas tendencias comerciales como el Black Friday o de las guerras "hiperagresivas" de precios que obligan a estar casi permanentemente con descuentos. "Ahora ya no solo compites con la tienda de al lado o con la gran superficie, también con Amazon, con tus propios proveedores... Y no ves ninguna noticia positiva que vaya a cambiar eso sino todo lo contrario, va a ir a más porque ir a contracorriente requiere mucho esfuerzo", señala.

En el caso de Huesca, además, se añade especialmente la competencia de una ciudad como Zaragoza, que dispone de grandes centros comerciales "donde aparte de comprar, te ofrecen todo tipo de posibilidades de ocio y entretenimiento".

La apertura hace unos meses de una franquicia dedicada al mismo sector que el suyo fue la gota que colmó el vaso. Al menos, se alegra de que ha podido "saltar del barco" cuando él ha querido "porque otros comerciantes que quizá estén igual que yo no pueden hacer ni eso por estar atrapados con créditos, con el género...".

Etiquetas
Comentarios