Despliega el menú
Huesca

Monzón

La Guardia Civil auxilia a un anciano que llevaba accidentado en su casa más de 24 horas

La familia del hombre, de 86 años y que vive solo, avisó al cuartel de la Benemérita de que no podían contactar con él desde la mañana anterior. Se había fracturado la clavícula y estaba en el suelo.  

Cuartel de la Guardia Civil de Monzón, donde se recibió el aviso de la familia.
Cuartel de la Guardia Civil de Monzón, donde se recibió el aviso de la familia.
Álvaro Calvo/Heraldo

Caído en el suelo, sangrando y deshidratado. Así encontraron los agentes de la Guardia Civil a un hombre de 86 años que vivía solo y llevaba más de 24 horas accidentado en su casa, en Monzón. Fue la propia familia la que dio aviso al cuartel de la Benemérita de que no podía contactar con su padre desde el día anterior. El anciano había sufrido una fractura de clavícula. 

Los hechos ocurrieron el pasado 17 de enero, cuando una patrulla de la Guardia Civil de Monzón que se encontraba realizando su servicio habitual de prevención de la Seguridad Ciudadana, recibió un aviso desde el cuartel indicando que unos familiares habían  comunicado que estaban preocupados por el paradero de su padre.  

Los agentes se dirigieron hacia la dirección facilitada. Al llegar, observaron  que el domicilio se encontraba con las persianas bajadas y que no se podía acceder a la vivienda, posiblemente porque las llaves estarían colocadas desde el interior en la cerradura de la puerta.

Tras hacer gestiones, se avisó a un cerrajero que intentó abrir la puerta. No pudo conseguirlo y los guardias se dirigieron a la parte trasera del inmueble para acceder por ese lugar. Allí se toparon con dos muros de gran altura, por lo que uno de los agentes ayudó al otro a escalarlos. Después tuvieron que franquear dos puertas,  que fueron forzadas por la premura de la situación.

Ya en el interior de la vivienda localizaron a un hombre tumbado en el suelo,  sangrando, sin poder moverse y  deshidratado. Vieron también que se le estaba cortando la circulación en su brazo izquierdo y requirieron la presencia inmediata de una ambulancia. Además, consiguieron abrir la puerta principal de la casa.

Hasta que llegaron los servicios sanitarios, los agentes facilitaron al anciano los cuidados necesarios. Lo mantuvieron consciente y le proporcionaron calor. Una vez allí, los servicios sanitarios, le realizaron las primeras curas y fue trasladado a un centro sanitario, donde se valoró que presentaba una fractura de clavícula. 

Desde la Guardia Civil de Huesca se recuerda la importancia de que las personas que viven solas, y en especial si tienen una edad avanzada, tengan en cuenta algunos hábito : intentar hablar a diario con familiares, vecinos o amigos; tener instaladas barras de sujeción en lugares concretos de su vivienda, especialmente en el baño, donde también es importante tener suelo antideslizante, y portar siempre consigo un teléfono o un sistema de aviso de emergencia.

Etiquetas
Comentarios