Despliega el menú
Huesca

huesca

El ambiente invernal vuelve al Pirineo con avisos por nieve y mínimas de 10 bajo cero

Los esquiadores podrán disfrutar de nieve polvo y casi 230 km tras un mes sin precipitaciones importantes. Benasque marcó este jueves la quinta temperatura más baja del país (-5,3).

Imagen que ofrecía este jueves la estación de Candanchú.
Imagen que ofrecía este jueves la estación de Candanchú.
Candanchú

Después de varias semanas de anticiclón, vuelve el invierno de verdad al Pirineo. Un temporal llega este viernes y dejará durante el fin de semana abundantes nevadas y mucho frío, con temperaturas de hasta 10 bajo cero, como en Benasque. Los más beneficiados serán los esquiadores, que podrán disfrutar de nieve polvo en los cerca de 230 km que pondrán en servicio las cinco estaciones de Huesca (Astún-Candanchú, Formigal-Panticosa y Cerler), a los que se unirán otros 16 de los dos centros de Teruel (Javalambre y Valdelinares).

El cambio de tiempo se producirá este viernes y dejará las primeras nevadas. De hecho, la Agencia Estatal de Meteorología ha activado durante todo el día y mañana (de 12.00 a 0.00) sendos avisos por nieve que podrían dejar más de 5 centímetros cada jornada.

Estas acumulaciones serán más probables este viernes en el sector occidental del Pirineo (Jacetania y Alto Gállego), por encima de unos 1.200 metros, aunque la cota podría situarse incluso en los 900. No obstante, las precipitaciones, que en muchos sitios serán en forma de lluvia solo, irán remitiendo durante la tarde. Hoy por hoy, entre los 2.100 y los 2.400 metros en el Pirineo, se acumulan apenas entre 50 y 90 cm.

El sábado las nevadas serán más generalizadas, sobre todo en la segunda mitad de la jornada, y la cota subirá en un principio de 700-900 m a 1.100, pero al final del día bajará a los 800. El aviso se extiende también a la comarca zaragozana de Cinco Villas, aunque con espesores de 2 cm.

El lunes vuelve la calma

De cara al domingo, la Aemet pronostica nevadas débiles o localmente moderadas de madrugada y a primeras horas por encima de 800-1.000 metros, cuando serán más intensas, y posteriormente a cualquier cota. Y el lunes vuelve la calma ya que no se esperan precipitaciones.

Benasque registró este jueves la quinta temperatura más baja del país con 5,2 bajo cero. Teruel se quedó en -3,4 y Barbastro y Sariñena en -3. Pero a partir de la madrugada del sábado habrá que estar más pendientes aún del mercurio en el Pirineo ya que se ha activado un aviso hasta las 9.00 de la mañana por mínimas de 6 bajo cero de media. Valores que descenderán todavía más en algunos puntos concretos como Benasque (-10) o Sallent de Gállego (-9), según las previsiones de la Aemet. El domingo se mantendrán esas temperaturas, que empezarán a remontar ligeramente a partir de la semana que viene.

Ante esta situación, las estaciones se frotan las manos ya que podrán ofrecer a sus clientes nieve polvo y cubrir las zonas más bajas, donde los espesores se han mermado mucho en las últimas semanas por la continuada ausencia de precipitaciones y pese al trabajo con los cañones.

Astún y Candanchú contarán con un dominio conjunto de 65 kilómetros, 72 pistas y 30 remontes abiertos y confían en poder aumentar los espesores, que ahora oscilan entre los 20 y los 120 centímetros.

Mientras, los dos centros del grupo Aramón sumarán 167 kilómetros. De ellos, 111 corresponderán a Formigal-Panticosa, que tendrá 101 pistas, 33 remontes y entre 20 y 95 cm de espesor; y otros 56 a Cerler, con 52 pistas, 17 remontes y de 20 a 120 cm.

También los Espacios Nórdicos de Aragón miran al cielo con ilusión ya que si se confirman las nevadas, podría suponer el estreno de temporada de Linza, La Muela y Pineta. De momento permanecen como uso turístico al igual que Oza Gabardito y Lizara. Los aficionados al esquí de fondo se tienen que conformar con Llanos del Hospital de Benasque (11 km), Candanchú (4,5)y el Balneario de Panticosa (4).

Etiquetas
Comentarios