Despliega el menú
Huesca

comarca del sobrarbe

El vandalismo llega hasta Jánovas: destrozan a perdigonazos las ventanas de una casa

La acción se ha repetido en dos ocasiones diferentes en los últimos días y los hechos van a ser denunciados ante la Guardia Civil.

Una de las ventanas de casa Agustín, contra la que impactaron los perdigones.
Una de las ventanas de casa Agustín, contra la que impactaron los perdigones.
Heraldo

El vandalismo llega a todas partes, incluso al lugar más remoto y despoblado. Ha sucedido en Jánovas, el pueblo que reconstruyen los herederos de los antiguos vecinos que fueron expropiados para hacer el pantano. Casa Agustín, una de las pocas que se está levantando, ha sido blanco, en dos ocasiones en los últimos días, de los disparos con una escopeta de perdigones, que ha destrozado los cristales de todas las ventanas de la planta baja. 

Óscar Espinosa, presidente de la Fundación San Miguel y propietario de esta casa familiar, que volvió a comprar a Endesa, desconoce la motivación. En todo caso ha dicho: "Si alguno cree que con estas acciones nos van a parar, es que no nos conoce".  

Fue en Navidad cuando se dio cuenta de que una ventada de la fachada principal había sufrido el impacto de dos perdigones, uno en cada cristal. Pero esta semana, al volver porque se estaba colocando el tejado de la edificación, un familiar se percató de que también había perdigonazos en todas las demás, incluidas las de la parte trasera. En una de ellas se observan hasta 12 impactos. "Han roto todos los cristales de la planta baja. De momento los hemos dejado así, pero habrá que cambiarlos", explica. Como el edificio aún está en obras, la planta baja es la única donde ya se habían instalado las ventanas.  

Óscar Espinosa, con Javier y Jesús Garcés, delante de la casa que construye el primero
Óscar Espinosa, con otros vecinos, delante de Casa Agustín, la vivienda familiar que está reconstruyendo, en una foto de archivo.
Rafael Gobantes

Cree que el autor o los autores actuaron de noche o aprovechando un momento que no pasaba nadie, porque la casa es visible desde la carretera, al menos en lo que a los disparos de la fachada principal se refiere. 

Espinosa fue el sábado a poner la denuncia al cuartel de Fiscal, la cabecera del municipio al que pertenece Jánovas, pero estaba cerrado, y tendrá que esperar hasta el lunes. "Sí denunciaremos", ha afirmado.

"El vandalismo llega hasta sitios donde donde estamos intentando, con  esfuerzo e ilusión, levantar un pueblo de la nada", lamenta. De momento, los únicos daños son los de su casa, porque se miró en la antigua escuela, que actúa como centro social, y en las otras viviendas en proceso de reconstrucción y no se observaron desperfectos. 

Etiquetas
Comentarios