Despliega el menú
Huesca

industria puntera

Ferroatlántica plantea a los trabajadores de Monzón volver a los salarios del 2008

Las medidas propuestas por la compañía del grupo Villar Mir para afrontar "la situación crítica" por la que atraviesa afectarían a 165 empleos directos y cientos indirectos.    

La planta del grupo Villar Mir es una empresa motor de la industria del Cinca Medio.
Imagen de archivo de la planta del grupo Villar Mir, una empresa motor de la industria del Cinca Medio.
José Luis Pano

Ferroatlántica del Cinca (antigua Hidronitro) ha planteado a sus 165 trabajadores de Monzón una rebaja salarial del 15% para hacer frente a la crisis por la que atraviesa, lo que supondría volver a los sueldos del año 2008. El comité de empresa asegura que la situación es "crítica" y pide al Gobierno medidas para evitar que el elevado coste de la energía se lleve por delante a compañías en las que la factura eléctrica representa el 35% de los gastos. 

Ferroatlántica del Cinca pertenece al grupo multinacional Ferroglobe, del empresario Villar Mir. Está dedicada a la fabricación de productos básicos de hierro, acero y ferroaleaciones y los sindicatos la consideran "la empresa motor de la industria de la comarca del Cinca Medio", presente en la ciudad desde hace 80 años.

El comité de empresa ha informado este jueves, a través de un comunicado, sobre la situación "crítica" de la compañía, expresada en la propuesta de un recorte salarial del 15%, la supresión de la subida pactada para este año y la no aplicación de condiciones del convenio pactado con los trabajadores para 2020. Según los sindicatos, el alto sobrecoste de la energía en España y las decisiones de la dirección de la empresa hacen que esto pueda afectar a 165 trabajadores directos y cientos de empleos indirectos.

La dirección de Ferroglobe en Madrid y la dirección de Ferroatlántica del Cinca en Monzón han abierto sendas mesas de negociación donde han realizado las propuestas justificando la difícil situación por la que atraviesa el grupo en general y la fábrica de Monzón, en particular, que prevé una reducción de la producción a menos de la mitad para el 2020, causada por el alto precio de la energía para las empresas que dependen en buena medida de la electricidad, así como los bajos precios de los productos terminados, que tienen una incidencia directa en los resultados del grupo y la empresa. 

Según el comité, estas medidas se quieren implementar inmediatamente, y para el año 2020, fecha en la que termina el convenio colectivo firmado hace menos de 2 años.

El Comité de Empresa de Ferroatlántica del Cinca y las Federaciones Regionales de Industria de los sindicatos UGT y CC.OO. han denunciado que supondría "volver a salarios del 2008 y sin ninguna garantía de viabilidad". También han avanzado que la compañía ya ha tomado algunas decisiones que han supuesto el cese de 50 trabajadores, entre aquellos fijos discontinuos, eventuales y de empresas exteriores.

Los sindicatos cuestionan "que se quiera resolver el problema atacando a los costes de personal que solamente suponen un 11% de la estructura de costes de la compañía". 

Por otra parte, demandan al Gobierno de España que ponga en marcha cuanto antes el Estatuto para Empresas Electrointensivas, ya que la factura energética supone más de un 35% en la estructura de costes de estas compañías, "y es allí donde se está poniendo en peligro la viabilidad de este tipo de empresas". "Es este sobrecoste de la energía en España, el que hace que empresas como Ferroatlántica del Cinca no sean competitivas frente a sus homólogos de países como Francia o Alemania, donde el precio del MW es hasta 20 euros más barato", asegura el comité.

La venta de las centrales hidroeléctricas

Hace un año el grupo recibió 17 millones de euros por la venta de las centrales hidroeléctricas de la antigua Hidronitro, con la que obtenían su propia energía. Ese dinero se utilizó para enjuagar parte de la importante deuda que tenía el grupo, según han recordado los representantes de los trabajadores. Entonces, el comité de empresa se opuso y pidió un plan industrial para la fábrica de Monzón "y, a día de hoy, todavía no se ha presentado ninguna propuesta ni parece que vaya a hacerlo".

El comité ha manifestado que su "máxima preocupación" es el mantenimiento de los puestos de trabajo de Monzón, "y es ahí donde vamos a centrar nuestros esfuerzos". "El problema del grupo Ferro Glove no se solucionará desde aquí, sino que es necesaria una negociación a nivel nacional que aborde todos los problemas del mismo", concluye.  

Etiquetas
Comentarios