Despliega el menú
Huesca

inicio de la temporada de esquí

La apertura de pistas, la más temprana en 11 años, coge a muchos hoteles todavía cerrados

La estación de Formigal oferta para el sábado 33 kilómetros y Astún, 15. El anuncio ya está animando las reservas de cara al puente de la Constitución y Navidad

Astún será una de las dos estaciones aragonesas que abra el sábado.
Astún será una de las dos estaciones aragonesas que abra el sábado.
Astún

Las estaciones de Astún y Formigal estrenarán temporada este sábado, en uno de los inicios más tempranos que se recuerdan. Hay que remontarse al año 2008, cuando estos mismos centros invernales arrancaron el 15 de noviembre, un día antes de la fecha prevista para esta campaña invernal. Según los partes de nieve facilitados, Formigal abre con 9 remontes, 26 pistas, 33 kilómetros esquiables y unos espesores que oscilan entre 20 y 130 centímetros. En el caso de Astún, habrá dos remontes, 13 pistas, 15 km y una capa de 40 (en la cota 1.700) a 100 cm (en la 2.300). Unos espesores que previsiblemente irán a más, ya que se esperan nuevas nevadas a partir de hoy.

Astún y Formigal serán de las primeras en abrir en España, después de Masella, que se ha estrenado este miércoles, con escasos dos kilómetros y una pista. El día 16 empezará a funcionar La Molina, igualmente en el Pirineo gerundense. Baqueira Beret, en el vecino valle de Arán, no lo hará hasta el 30 de noviembre.

Esta situación contrasta con la del pasado invierno, cuando las estaciones, con la única excepción de Cerler, que puso en marcha sus remontes el 18 de noviembre, vivieron uno de los arrasques más tardíos que se recordaban por la falta de nieve, ya que estrenaron la temporada el 26 de diciembre, en plenas vacaciones de Navidad, lo que no ocurría desde el año 2000. Canfranc incluso lanzó un plan de empleo para paliar el retraso de los contratos en el valle del Aragón.

De hecho, el anticipo del inicio de la temporada ha pillado a muchos hoteles cerrados, ya que este mes aprovechan para coger vacaciones al ser época de baja afluencia. Y es que acudiendo al calendario de los últimos años, lo habitual es empezar para principios de diciembre o como muy pronto, a finales de noviembre. En siete de los últimos diez años estaban abiertas todas las estaciones del Pirineo aragonés para el puente de la Constitución.

Algunos hoteleros no tenían previsto ponerse en marcha hasta la primera semana de diciembre, aunque este año se adelantarán. La mayoría lo harán entre el día 22 y el 29. No se espera para este fin de semana un incremento de las reservas, pero sí que se prevé afluencia de esquiadores para pasar el día en pistas o de aquellos que tienen segunda residencia.

Reservas para el puente

No obstante, la apertura tan temprana y las nevadas de la última semana sí que se está notando de cara a la fiesta de la Constitución e incluso también a las vacaciones de Navidad. "Las reservas para el puente han empezado a animarse sobre todo después de las nevadas y también del anuncio de apertura, pero este fin de semana no esperamos una gran afluencia", explica Sandra Lecina, gerente de la Asociación Turística Valle de Tena, respecto a Formigal.

A muchos establecimientos hoteleros, comenta Lecina, "les ha pillado por sorpresa, así que irán abriendo progresivamente". Destaca la importancia de que las estaciones abran tan pronto, porque "incluso para Navidad, las reservas están funcionando mejor que otros años".

En la zona de Astún la situación es similar. "El inicio de temporada provocará que se adelante la fecha de apertura de algunos", subraya Ángel Bandrés, gerente de la Asociación Turística del Valle del Aragón. Bandrés asegura que es muy importante poder empezar pronto, para que los negocios se pongan en marcha anticipadamente y se estimule la contratación de personal.

Desde que Formigal-Panticosa y Astún hicieran el anuncio el pasado martes, los hoteles ya han recibido llamadas, aunque tal y como apuntan desde el Oroel de Jaca, que se encuentra cerrado, el interés se suscitó ya a raíz de las primeras nevadas. La ocupación en la capital jacetana es desigual, pues algunos están al 40% y otros casi llenos, como el Real o A Boira, pero explican que no tiene que ver con las estaciones. En el valle de Tena están abiertos establecimientos pequeños de los municipios de Sallent de Gállego o Panticosa, pero los grandes lo harán a partir de la próxima semana.

Etiquetas
Comentarios