Despliega el menú
Huesca

huesca

La Guardia Civil investiga la muerte por un disparo de un cazador en La Fueva

Todo apunta a que ha podido dispararse un tiro de forma accidental, aunque los agentes de la Policía Judicial están investigando todas las hipótesis. La víctima es un vecino de Troncedo de 63 años de edad. 

Lugar donde ha aparecido muerto el cazador, en el pueblo de Troncedo.
Lugar donde ha aparecido muerto el cazador, en el pueblo de Troncedo.
Google

La Guardia Civil investiga la muerte de un cazador de 63 años de edad que ha aparecido este domingo con un disparo de escopeta en el pueblo de Troncedo, en el municipio de La Fueva. Todo apunta a que ha podido ser víctima de un accidente, por un disparo propio fortuito, pero la Policía Judicial están investigando todas las hipótesis

Según ha explicado el alcalde de La Fueva, Ramón Laplana, el cazador residía habitualmente en Monzón, aunque pasaba muchos fines de semana y temporadas con su familia en Troncedo, de donde era natural. Al parecer, esta mañana había salido muy temprano de su casa, sobre las 7.00, para ir a matar "un par de palomas torcaces para la cena", como le ha comentado al último vecino que le ha visto con vida. 

Alertados porque no regresaba a casa, un familiar ha ido en su busca y lo ha encontrado fallecido en un paraje cercano a Troncedo. Concretamente, el cuerpo estaba en una zona arbolada y mojada por las lluvias del día anterior por lo que una de las hipótesis que se baraja es que se haya resbalado o haya golpeado la escopeta con algún tronco o alguna rama de árbol y se le haya disparado de forma accidental, recibiendo el impacto de un perdigón en la cabeza. Iba también con un pequeño astral que se suele emplear para hacerse un escondite mientras se espera el paso de alguna bandada de torcaces. 

El fallecido era un gran aficionado a la caza y de hecho en temporada viajaba muchos los fines de semana a Troncedo para practicar esta actividad. También le gustaba salir al monte a buscar setas o trufas. 

Etiquetas
Comentarios