Despliega el menú
Huesca

huesca

Los hoteles del Pirineo suman un 3% más de turistas y superan los 400.000 este año

Sobrarbe fue en julio la comarca con más viajeros y más porcentaje de extranjeros. 

Turistas en las terrazas de Jaca, que absorbe al 75% de los visitantes de toda la comarca.
Turistas en las terrazas de Jaca, que absorbe al 75% de los visitantes de toda la comarca.
Laura Zamboraín

Poco a poco, el sector hotelero del Pirineo ha ido remontando los malos datos que dejó la campaña de esquí por la tardía llegada de la nieve y ha pasado el ecuador de este 2019 con un ligero aumento de turistas del 3% hasta rebasar ya los 400.000.

Así lo indican los últimos datos de ocupación publicados ayer por el INE, que arrojan un balance total de estos siete primeros meses del año de 407.306 visitantes en los hoteles y hostales de las cuatro comarcas pirenaicas: Jacetania, Alto Gállego, Sobrarbe y Ribagorza. A esta buena noticia hay que unir también que el número de pernoctaciones, que en los meses anteriores había tenido siempre un descenso importante, ahora ya está prácticamente igualado con las 959.769 registradas entre enero y julio (solo 1.636 menos que en el mismo período de 2018, es decir, un -0,2%).

No obstante, la satisfacción no es igual en los empresarios de todas las comarcas. Sobrarbe y Ribagorza, por un lado, confirman el buen año turístico que están teniendo. En el primer caso, sus establecimientos suman un 17% más de visitantes hasta los 83.283 y un 14% más de pernoctaciones (167.130). Y es que en julio fue la comarca que más turistas atrajo de toda la provincia (27.389). El único pero es que tiene la tasa de estancia media más baja de las cuatro (2,05 días por persona).

Los negocios ribagorzanos también siguen de enhorabuena porque han recibido un 13% más de turistas en estos siete primeros meses (76.378 en total) y casi un 12% más de pernoctaciones (209.784). Además, encabezan el ranquin de estancia media con 2,77 días por persona.

Por su parte, Jacetania es la comarca que más turismo atrae dentro del sector hotelero y con mucha diferencia respecto al resto. De enero a julio contabilizó 138.996 visitantes, un 1,7% más que en 2018, y un total de 317.020 pernoctaciones (+2,8%). Su estancia media es de 2,26 días.

En el caso del Alto Gállego, sin embargo, el balance provisional de este año sigue siendo negativo. El lastre de la campaña de invierno continúa pesando demasiado pese a que en julio, por ejemplo, tuvo un incremento del 9,5% en turistas y del 6% en pernoctaciones. Pese a ello, la suma de los siete primeros meses todavía arroja un déficit importante de viajeros con 108.649 (-9,4%) y, sobre todo, de noches de alojamiento contratadas con 265.835, es decir, un 16,4% menos que en el mismo período de 2018. El dato más positivo es que tiene una estancia media alta (2,65 días).

Las cifras del mes de julio también revelan que la comarca que registró un mayor índice de ocupación fue Sobrarbe con un 60% (llegando al 76% los fines de semana), por delante de Jacetania (56,3%), Alto Gállego (43%) y, por último, Ribagorza (42,6%).

Otro dato curioso es que los hoteles y hostales de Sobrarbe fueron los que más porcentaje de turistas extranjeros registraron (23,6%), superando también a Jacetania (18,4%), Ribagorza (18.25%) y Alto Gállego (14,9%).

En cuanto a las localidades más turísticas, Jaca encabezó la lista con 17.159 visitantes y 106.094 pernoctaciones. Es decir, que tres de cada cuatro turistas que llegan a la Jacetania se alojan en la capital. En el resto de comarcas, la dependencia es menor: Benasque, por ejemplo, recibió al 63% de los viajeros de la Ribagorza y Sallent, al 47% de los del Alto Gállego. 

Etiquetas
Comentarios