Huesca

accidentes en el pirineo

Rescatan a un montañero con zapatillas en medio del glaciar del Aneto

La Guardia Civil ha atendido once llamadas de socorro este fin de semana, en el que ha fallecido una montañera en Astún. 

Rescate de una montañera en el pico Anayet el pasado sábado.
Rescate de una montañera en el pico Anayet el pasado sábado.
Guardia Civil

Un montañero francés de 22 años ha sido rescatado ileso este domingo después de sufrir una caída en el glaciar del Aneto. El accidente ha ocurrido a las 11.30. Aunque al dar la voz de alarma a la Guardia Civil, ya se advirtió a los agentes de que se encontraba bien, se había deslizado 50 metros y estaba atrapado en un lugar con una fuerte pendiente. Tenía miedo a seguir cayendo si se movía. 

El Greim de Benasque y el helicóptero con base en esta localidad lo localizaron en medio del glaciar. Los especialistas llegaron hasta él con crampones y piolets, lo encordaron y con ayuda del piolet y varios tornillos de hielo lo ayudan a descender, hasta llegar a un lugar con rocas donde el helicóptero podía recogerlo. Finalmente fue evacuado por el aire hasta Llanos del Hospital. Según ha podido saber este periódico, no iba equipado con piolet ni crampones, solo llevaba unas zapatillas. 

Este ha sido uno de los dos rescates realizados este domingo por la Guardia Civil de Montaña, que además ha recibido otro aviso por la tarde para atender a una barranquista que se había lesionado una rodilla en el puente Villacantal.

Pero a lo largo del fin de semana se han atendido otras nueve llamadas de socorro. El viernes hubo cuatro emergencias. Entre ellas la de unos escaladores en Hoz de Jaca que tuvieron problemas con las cuerdas. Y en el barranco del Furco (Broto), un francés se golpeó la espalda al realizar un salto y tuvo que ser evacuado por el helicóptero. Además, un hombre sufrió una rotura fibrilar en el gemelo en las inmediaciones de la Cascada del Cinca en Pineta. 

La jornada del día 16 acabó de forma trágica, con un accidente mortal. A las 15.

05 una llamada informaba de que una mujer se había caído cuando descendía del pico El Monje en Astún. Allí mismo se le realizaron las primeras atenciones médicas y dado que las lesiones que presenta parecían graves se solicitó el helicóptero medicalizado del 112 para su traslado a Zaragoza. Estabilizaron a la herida y la evacuaron muy grave al Hospital Miguel Servet. La accidentada, una mujer de 49 años, vecina de Madrid, que se precipitó entre 60 y 80 metros por una ladera de hierba y piedras, murió horas después.

El último rescate se llevó a cabo en el pico Aspe (Aisa), donde a dos escaladores, de 23 y 26 años, les cayeron varias piedras, golpeando a uno de ellos en un hombro y la cabeza. Dado que las lesiones no eran muy graves, realizaron el descenso de la pared por sus propios medios para esperar en la zona baja a los especialistas de la Sección de Montaña de Jaca junto con el helicóptero. Fueron evacuados hasta su propio vehículo, dirigiéndose por sus medios al Hospital de Jaca. 

La jornada más intensa fue la del sábado, con cinco rescates. Uno de ellos en el pico Anayet, donde una mujer, barcelonesa de 48 años, sufrió una caída y se fracturó una pierna. Como el helicóptero no podía sacarla desde ese lugar, se la colocó en una camilla y los guardias la portearon hasta donde pudo tomar tierra, para evacuarla al Hospital San Jorge de Huesca. 

Cuatro intervenciones en 5 horas  

Los otros cuatro rescates fueron llevados a cabo por el Greim y el helicóptero de Benasque, junto con la médico del 061, en un intervalo de cinco horas. Dos ciudadanos franceses de 31 años se quedaron enriscados en el pico Eriste. No fue fácil localizarlos. Dieron el aviso al 112 a las 13.00, pero como los datos aportados no eran correctos hubo que realizar varios vuelos de reconocimiento. Finalmente, tres horas y media después, aparecieron en el pico Sen (Sahún).

Además, un ciclista valenciano de 25 años se accidentó en la Tuca Royero (Sahún) y tenía lesiones en la cabeza y clavícula. Y a un ciudadano francés se le quedó atrapadada una pierna entre dos rocas en el ibón de Salterillo (Benasque) por el desplazamiento de un bloque y hubo que acudir a liberarlo. 

Asimismo, una sobrecarga física de un joven leridano de 21 años le provocó una inflamación de rodilla y hubo que acudir en su ayuda. Estaba en el refugio de Coronas (Benasque) y no podía descender por sus propios medios. 

Dos días de búsqueda

Por otra parte, el Greim de Benasque hubo de atender las llamada del familiar de un montañero, que no localizaba a su hijo ni a un amigo. Salieron el día 15 con intención de subir al Aneto. Los guardias hicieron gestiones para saber si habían hecho esa ruta preguntando en los refugios, a los vigilantes del Parque Natural Posets-Maladeta, a los guías y a empresas de alquiler de material. El vehículo se localizó en el aparcamiento de Senarta y los dos chicos habían sido vistos el día 17 por la tarde en la zona de la Renclusa. 

A las 11.00 de este domingo el familiar ha vuelto a ponerse en contacto con la Guardia Civil para decir que había recibido una llamada telefónica de los montañeros y que se encontraban bien. Decidieron no pernoctar en los refugios, por lo que no se tenía noticias de ellos. Aparecieron a las 11.30 en el acuartelamiento de Benasque para confirmar su identidad y poder cesar así las gestiones de búsqueda.

Etiquetas
Comentarios