Huesca

ribagorza y jacetania

Aragón registró 5 ataques de osos de abril a junio, los mismos que en todo 2018

Desde 2007, el Gobierno de Aragón tiene confirmados casi un centenar. En Francia arrecian las protestas tras morir despeñadas 250 ovejas.

Neré, el macho dominante del Pirineo occidental y padre de Cannellito
Neré, el macho dominante del Pirineo occidental y padre de Canelito.
Fondo de Intervención Ecopastoral.

Los osos salieron este año de la osera ávidos de proteínas, aunque la carne no sea su alimento principal. Entre abril y junio se les atribuyen cinco ataques a otros tantos rebaños con 6 cabras, 3 ovejas y un carneros muertos en los municipios de Hecho, Aragüés del Puerto, Campo y Montanuy, en las comarcas de la Ribagorza y Jacetania, es decir, de este a oeste del Pirineo aragonés. Unos a cargo de osos que campan por esas zonas, pero también de animales procedentes de territorios vecinos.

El dato iguala el número de ataques de todo el año pasado, pero además en 2019 solo tres fueron a ganado, con 5 ovejas y un cordero muertos, y en los otros dos casos destrozaron 16 colmenas. El primero de 2018 se produjo el 28 de junio, iniciado el verano, y el último el 18 de noviembre, mientras que este año han sido más tempranos, ya en la primavera.

Los expertos han advertido repetidamente sobre un previsible incremento de los incidentes al aumentar el censo. Aunque en Aragón viven de forma estable Neré en la zona occidental y Sarousse en la central (de Canelito hace tiempo que no hay rastro), se están produciendo cada vez más incursiones de osos desde otros territorios, como Claverina, reintroducida en octubre en Francia, o el temido Goiat, que llegó a Cataluña en 2016. A él se atribuye el último ataque de este año, el 14 de junio, mientras que los otros llevan la firma de Sarousse y Neré.

Goiat, que atacó un potro de pocos días en el valle de Arán, nada más salir de la hibernación, es objeto por parte de la administración de esa zona de un protocolo para ahuyentarlo consistente en distintas intervenciones para tratar de cambiar sus hábitos, consistentes en el uso de pirotecnia, balas de fogueo, balas de caucho… que hay que aplicar cuando el animal está realizando la conducta inadecuada. Según confirmó la DGA, el sistema de geolocalización de la Generalitat lo situó cerca de la localidad de Castanesa en las horas previas al ataque registrado el 14 de junio, que sería el primero que se le atribuye en aragón. También Asaja aseguró que fue visto cerca del campin de Bonansa. 

Desde 2007, la administración ha confirmado ya 92 (el récord lo tiene el 2014, con 21). Las indemnizaciones por daños se empezaron a pagar en 2003, y desde el año pasado existe una línea de subvenciones para compensar el riesgo que supone la presencia del lobo y el oso en la Comunidad. "Las ayudas del Gobierno de Aragón no se limitan a pagar al ganadero por las ovejas muertas como antes, ahora asume el perjuicio que la mera presencia del oso y el lobo supone en determinadas zonas, y los ganaderos pueden acogerse a ellas hayan sufrido o no un ataque", precisaron desde el departamento de Desarrollo Rural.

Este fin de semana, dos cazadores se toparon en Bisaurri con un lobo, confirmando que el ejemplar detectado en 2017 sigue en la Ribagorza. Otra noticia alarmante de los últimos días ocurrió en Francia. El ataque, el martes, de un oso causó la muerte por despeñamiento de 250 ovejas en un puerto del departamento de Ariege. Las protestas han arrecidado y alcaldes y ganaderos piden la retirada de la especie.

Etiquetas
Comentarios