Huesca

huesca

Alarma entre los ganaderos por el segundo ataque de oso en la Ribagorza en 48 horas

Los primeros indicios apuntan a que el autor de la muerte de una oveja en el valle de Castanesa es Goiat, un ejemplar muy violento que habría cruzado desde Cataluña. Asaja anuncia movilizaciones.

Imagen de una oveja atacada por Goiat en Cataluña.
Imagen de la oveja atacada por Goiat en Castanesa.
José María Cortinat

Apenas 48 horas después de que la osa Sarousse, una hembra solitaria que se ha establecido en el entorno del macizo de las Vilas del Turbón, embistiera a un rebaño en Campo matando a una oveja, otro oso, esta vez Goiat, reintroducido en Cataluña en 2016, ha podido ser el autor de otro ataque en la Ribagorza con el mismo resultado. Así lo ha confirmado el departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, lo que ha disparado la alarma entre el sector. Asaja exige su "retirada urgente" y amenaza con movilizaciones.

Este último ataque se produjo en la noche del jueves al viernes en el valle de Castanesa, en el municipio de Montanuy, y afectó a un rebaño del pastor José María Cortinat, que hace casi un año ya se enfrentó a un oso en la misma zona para proteger a sus ovejas.

Descubrió el cadáver devorado esta mañana, a las 6.30, cuando acudió a ver a sus cerca de 2.300 ovejas, que pastaban en un collado a una media hora a pie de Castanesa. Estaban sueltas, sin pastor eléctrico. "Solían dormir en una vertiente que no se avistaban desde el pueblo, y cuando he subido esta mañana sí que se veían y me ha parecido raro que se hubieran cambiado de lado. Y al llegar, ya he visto a la oveja comida", explicó. Y es que, según su experiencia, el rebaño ha huido de su zona habitual al ver al plantígrado comerse al animal.

Los vigilantes de la patrulla oso constaron el ataque y los primeros indicios apuntan a que el autor el Goiat ya que el sistema de geolocalización de la Generalitat le sitúa en esa misma zona en las horas previas al suceso, según la DGA. También Asaja aseguró que fue visto cerca del campin de Bonansa. De confirmarse, sería su primer ataque en Huesca.

Mató a una cabra en Tremp el martes

Además, este mismo oso, que fue introducido por el gobierno catalán en el Parque natural del Alt Pirineu en Isil (Lérida), ya protagonizó otro asalto en la madrugada del martes al miércoles en una zona catalana limítrofe con la provincia de Huesca, el Pallars Jussà, donde devoró a una cabra en el núcleo de Rivert, a 5 kilómetros en línea recta de Tremp.

Según los expertos, Goiat ha tenido que cruzar necesariamente el Noguera Ribagorzana y recorrer una gran distancia en poco tiempo. Un comportamiento, sin embargo, que puede ser lógico si está buscando a Sarousse, que se encuentra en época de celo.

José María Cortinat teme que se vuelvan a repetir este tipo de ataques "porque las ovejas de momento están tranquilas, pero si regresa el oso, cogerán miedo ya que se sienten indefensas". A su juicio, la solución definitiva sería "sacarlo" de la zona, aunque mientras habría que incrementar las ayudas a los ganaderos. "En el valle de Arán, por ejemplo, les dan material y les pagan al pastor. Y aquí en Aragón deberían hacer lo mismo para que siempre hubiera alguien con el rebaño, porque si tengo que trabajar las 24 horas, ¿qué vida es esa?", dice.

Desde el departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad denunciaron que la gestión de los riesgos derivados de la presencia de osos en la comunidad "no puede depender de un sistema de geolocalización con el que no se tiene información en tiempo real de la situación de los animales y, además, la falta de cobertura provoca que en ocasiones se pierda la señal de transmisión, imposibilitando la localización".

Ante esta situación, recordaron que se han reforzado las labores de vigilancia de las patrullas oso y se han incrementado las cámaras de fototrampeo, que han pasado de 15 a 30. A ello se une el apoyo a los ganaderos que ocupan pastos en zonas de presencia de oso, "a los que se ayuda al reagrupamiento de rebaños en casos de ataque y a la elaboración de los informes de peritaje".

Con todo, desde el departamento subrayaron que la principal medida ha sido la puesta en marcha de un sistema de ayudas nuevo, que no se limita a pagar por ejemplar muerto, sino que pretende compensar económicamente los costes adicionales derivados de la simple presencia de este tipo de fauna silvestre. Y lo hace mediante subvenciones que se aplican con independencia de los ataques y que incluyen la implantación de medidas de autoprotección en sus explotaciones.

"Las ayudas son perversas"

Para Asaja, sin embargo, estas ayudas "son una perversión porque los ganaderos solo las cogen porque las necesitan para seguir viviendo, pero no porque estén de acuerdo", criticó Ángel Samper, quien señaló que el sector está "muy preocupado" tras el nuevo ataque de un oso que es "violento y depredador", subrayó.

Por ello, desde Asaja anunciaron que no se van a quedar "de brazos cruzados" y que va a plantear movilizaciones junto con las demás organizaciones agrarias y ganaderas "porque no vamos a permitir que la administración nos ponga la puntilla definitiva al sector con el lobo y el oso". Esperan que la DGA tome medidas "antes de que haya un problema grave con alguna persona porque ya ha pasado por dentro de poblaciones pequeñas", avisaron.

Etiquetas
Comentarios