Despliega el menú
Huesca

internet

El plan de banda ancha de la Diputación se extiende a cuatro localidades cada semana

De los 321 núcleos previstos, en 94 ya funciona la mejora de la conexión a internet y se está trabajando en otros 89.

Conexión Internet banda ancha wireless.
Conexión Internet banda ancha wireless.
DGA

El 30% de las localidades incluidas en el plan de banda ancha de la Diputación Provincial de Huesca ya disfrutan de mayor velocidad en su conexión a internet. La empresa adjudicataria de este contrato, Embou, del grupo Más Móvil, está extendiendo la red al ritmo de cuatro pueblos por semana.

De acuerdo con los datos facilitados por la Diputación, de los 321 pueblos (de más de 20 habitantes) donde se proyectó el despliegue, en 94 ya está en funcionamiento y en otros 89 se está trabajando en estos momentos. "Se lleva un mes anticipado respecto a las previsiones", ya que se esperaba alcanzar esas cifras a finales de junio, señalaron desde la institución provincial.

Además, de los más de 90 núcleos donde la conexión a internet con banda ancha es una realidad, 20 estaban previstos para 2020, pero por cuestiones de oportunidad de los trabajos se ha podido adelantar esta tecnología, que permite atender demandas básicas, evitar desplazamientos innecesarios para pagar con tarjeta de crédito, realizar trámites administrativos u obtener recetas médicas electrónicas. En cuanto a la velocidad de transmisión, si la descarga de un álbum de música con ADSL cuesta 40 segundos, con la fibra óptica se reduce a 1,5.

El plan arrancó en noviembre en Borau, con 80 habitantes, y está previsto que se ejecute en 20 meses, con una inversión de 4,5 millones de euros, buena parte financiados por Europa, para beneficiar a 30.000 habitantes.

La mayor parte del despliegue se realiza mediante fibra óptica, pero en zonas remotas se recurre a la tecnología Wimax, que utiliza las ondas de radio. Etien Aldea, director de Márquetin y Comunicación, reconoce que se han encontrado dificultades, pero "las propias del despliegue" en pueblos pequeños y muy diseminados, donde a veces faltan elementos estructurales, postes o paredes, donde apoyar el cable.

"Todo el mundo recibe de buen grado esta tecnología", señala este responsable de Embou. Los ayuntamientos están informados sobre el calendario pero no siempre es así con los clientes. "La gente está enterada, en general, de que existe este plan, pero algunos no saben si le toca a su pueblo". De ahí que se estén convocando reuniones informativas. "Los usuarios están impacientes, quieren que llegue, y los que la pueden disfrutar están muy satisfechos", asegura.

Las localidades beneficiadas están definidas como ‘zonas blancas’, es decir, núcleos que no disponen de cobertura de redes de banda ancha de nueva generación, ni previsiones para su dotación por algún operador.

El nuevo plan garantiza llegar con 30 megas como mínimo, y allí donde se extienda la fibra óptica, habrá hasta 100. "Los vecinos están encantados. No es la velocidad que querrían, pero en todo caso la diferencia entre lo que tenían y lo que tienen es abismal, porque pasan de tres o cinco megas a treinta, diez veces más", explica Enrique Pueyo, alcalde de Aínsa, municipio con varios núcleos incluidos en el proyecto. Ahora mismo se trabaja en los de Gerbe, Banastón o Santa María de Buil, donde esperan la banda ancha como agua de mayo.

Etiquetas
Comentarios