Despliega el menú
Huesca

cultura

Gema Rupérez salta de la sala de exposiciones a las páginas de un libro

La artista zaragozana plasma su colección ‘Lineas de resistencia’ en una obra publicada con la ayuda a la creación Ramón Acín de la Diputación de Huesca.

Gema Rupérez posa en la DPH junto a una de las imágenes de 'Líneas de resistencia'.
Gema Rupérez posa en la DPH junto a una de las imágenes de 'Líneas de resistencia'.
Pablo Segura

De las paredes de la sala de exposiciones de la Diputación Provincial de Huesca al papel de un libro. La muestra ‘Líneas de resistencia’, de la artista zaragozana Gema Rupérez, se plasma en una publicación que contiene esta investigación de la dimensión humana, los desiertos demográficos, el tiempo o la memoria de una de las principales promesas y realidades del arte contemporáneo aragonés. Esta obra sale adelante con la ayuda a la creación Ramón Acín que la DPH ha concedido a Rupérez y que, además, le ha servido para poner en marcha otros proyectos.

Gema Rupérez ha estado este lunes acompañada por la coordinadora de artes plásticas en la DPH, Teresa Luesma, para presentar este libro como “el mejor exponente de su carrera”, según ha destacado la técnica. Tras un año explorando el territorio altoaragonés a su paso por el meridiano cero, el trabajo de la zaragozana se ha materializado en diez instalaciones conceptuales e interactivas que han contado con la “sintonía del público”, como ha señalado Luesma, con más de 2.000 visitantes en poco más de un mes y una participación muy activa en los talleres familiares.

En el catálogo recién editado se sigue analizando el contexto demográfico y las líneas imaginarias, puntos, vacíos y densidad territorial tan presentes en la exposición. “Actúa como herramienta que condensa el trabajo y proceso desde la idea hasta la instalación final”, y donde los textos de los comisarios David Armengol y Adonay Bermúdez adquieren protagonismo “porque consiguen transportar la exposición en toda su esencia”, apunta Rupérez.

Licenciada en Bellas Artes, Rupérez ya contaba con un amplio recorrido académico y profesional antes de obtener esta beca. Ya se había formado en Urbino (Italia) y en talleres impartidos por artistas como Chema Madoz, Jannis Kounellis, Rogelio López Cuenca o Cristina Lucas, y su obra ha estado expuesta -de forma individual o colectiva- en Francia, Canadá, Estados Unidos, Japón o Emiratos Árabes.

Todo ello la convierte en una de las artistas locales de arte contemporáneo con mayor proyección nacional e internacional “con proyectos nuevos en un futuro muy cercano”, que según ha adelantado Rupérez son “muy ilusionantes” y una “gran oportunidad”. Dos piezas, ‘El último’ y ‘Meridiano’, pasarán a formar parte de la colección pública de arte contemporáneo de la Diputación de Huesca, como es habitual después de cada nuevo proyecto que surge de las ayudas de Artes Visuales que afrontan una nueva edición en las diferentes líneas de creación, formación, producción audiovisual, investigación de fondos fotográficos y la gestión cultural. El plazo para presentar los proyectos estará abierto hasta el 30 de junio con una dotación de 39.000 euros.

La creadora ha participado en los últimos días en el certamen Cáceres Abierto, donde ha reflexionado acerca de la despoblación con su obra en espacios públicos. Y también estará presente en la nueva edición de la feria internacional de arte contemporáneo Arco Lisboa como una de las pocas artistas aragonesas que han participado a lo largo de su historia.

Etiquetas
Comentarios