Despliega el menú
Huesca

Los glaciares del Pirineo pierden el 75% de su superficie desde 1980

El nuevo Plan Rector de Uso y Gestión actualiza los datos, que evidencian una vez más el imparable retroceso. Otras pruebas son la división en dos del de Maladeta, la desaparición del hielo en el macizo de Balaitus o la transformación del Coronas en un helero

Glaciar de Monte Perdido, sometido desde hace años a mediciones
Glaciar de Monte Perdido, sometido desde hace años a mediciones
Juan Ignacio López Moreno

Los glaciares del Pirineo, los más meridionales del continente europe, han reducido su superficie a una cuarta parte en las últimas cuatro décadas. Si en 1980, las masas de hielo ocupaban 641 hectáreas, en el año 2016 era de 152, es decir, una pérdida del 75%. Esta es una prueba del retroceso marcado por el cambio climático, pero no la única. El declive se observa también en el cambio de categoría de estos monumentos naturales: el de Coronas, que en 1980 era un glaciar auténtico, ha pasado a ser un helero (ya sin movimiento); el total del macizo de Balaitus, que tenía 23 hectáreas, ha desaparecido; y en el caso de la Maladeta se ha partido en dos, el occidental y el oriental, lo que acelerará el proceso.

Estas masas de hielo se extienden a lo largo de 90 km entre los valles de los ríos Gállego y Noguera Ribagorzana. Se encuentran en ocho macizos montañosos: Balaitús o Moros, Infierno, Vignemale o Comachibosa, Monte Perdido o Tres Serols, La Munia, Posets o Llardana, Perdiguero-Cabrioules y Maladeta-Aneto. El Aneto sigue encabezando el ránquin con 56 hectáreas, seguido de Monte Perdido, con 36, y Maladeta, con 29.

La actualización de los datos de superficie figuran en el nuevo texto del Plan Rector de Uso y Gestión de los Monumentos Naturales de los Glaciares Pirenaicos, que ha sometido a información pública la Dirección General de Sostenibilidad, tras el trámite de audiencia a ayuntamientos, comarcas y entidades sin ánimo de lucro. Este plan será el instrumento básico de gestión y tendrá una vigencia de 10 años. Sustituye al anterior, del año 2002 y modificado en 2007.

Fija las normas de uso y conservación, detallando aspectos como la zonificación, el régimen de autorizaciones, la consideración de zonas ambientalmente sensibles o el régimen sancionador. Se han incorporando nuevas medidas de protección “encaminadas a que se mantenga la extensión helada y las características geomorfológicas propias de la alta montaña”, señala el Gobierno de Aragón, pero reconociendo que “la realidad global excede a lo que dicho plan pueda proponerse en esta materia dada la amenaza generalizada del cambio climático”.

Los Glaciares Pirenaicos fueron declarados Monumento Natural por Ley en el año 1990. Forman parte además de otros espacios naturales protegidos de la Red Natural de Aragón, como el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido o el Parque Natural Posets-Maladeta, y están incluidos en el Catálogo de Lugares de Interés Geológico de Aragón.

En conjunto, los monumentos naturales suponen una extensión de 3.190 hectáreas y sus zonas periféricas de protección de 12.897. Entre los objetivos que se marca el plan están proteger su integridad, fomentar los proyectos de investigación científica y difundir su conocimiento entre la sociedad. La regulación normativa prohibe toda actividad que produzca alteraciones morfológicas y cambios geológicos o bióticos, vertidos de cualquier tipo o el abandono de materiales desechables, sobrevolar la zona a menos de 1.000 metros o realizar ningún tipo de construcción.

El de Monte Perdido, el segundo en superficie, incrementó su altura en 90 centímetros debido a las abundantes nevadas del invierno 2017-2018. Pero fue solo una tregua porque que desde 2011, la pérdida acumulada ha sido de 6,5 metros. El glaciar de la Maladeta también tuvo un respiro el invierno pasado, al aumentar 30 centímetros su espesor medio, frente a los casi 2 metros de pérdida del anterior. Otro paréntesis en su continuado retroceso a consecuencia del cambio climático, ya que se han perdido 21 metros en casi 30 años, desde que se inició la monitorización de esta masa de hielo.

Etiquetas
Comentarios