Huesca

Alcaldes aragoneses advierten a los CDR: "Que no vengan aquí a armar follón"

Por primera vez, los comités independentistas levantan barricadas en Aragón. Pueblos de la zona limítrofe temen nuevos cortes de carretera.

Una barricada cortó el domingo la carretera que comunica Alcampell con la N-230.
Heraldo

"Aquí que no vengan a armar follón". Es la advertencia de los alcaldes de Alcampell y Castillonroy, los dos municipios aragoneses donde el pasado domingo los Comités de Defensa de la República (CDR) levantaron y prendieron barricadas en carreteras aledañas a la N-230, que va de Lérida al valle de Arán atravesando la provincia de Huesca. Los independentistas habían dejado su huella pintando de amarillo la cruz del Aneto o dibujando lazos en Fraga, pero la del fin de semana fue la primera acción de esas características en Aragón.

Alcampell y Castillonroy, vecinos a Cataluña, temen que se repitan este tipo de disturbios. Y es que el sindicato Intersindical-CSC ha convocado una huelga general en esa Comunidad para el próximo jueves, día 21. "Lo del domingo nunca había pasado. Siempre nos preguntan cómo nos afecta el tema de Cataluña a los pueblos limítrofes. Pues por primera vez convirtieron a esta zona en escenario de una guerra que no va con nosotros. No queremos que vengan aquí a cortarnos las carreteras. Esto no se puede consentir", declaró el alcalde de Castillonroy, Francisco Rivas (PSOE), que denunció los desperfectos del fuego en la carretera. Teme que "se aficionen" a cortar la vía los fines de semana con el movimiento de esquiadores entre el Pirineo y Lérida.

Las barricadas se levantaron inicialmente en la N-230, en Alfarrás (Lérida), para tratar de boicotear el tráfico de los conductores que bajaban de las pistas de esquí del valle de Arán. Al desviarse estos por carreteras secundarias, los CDR levantaron nuevas barricadas, con pacas de paja, neumáticos y aceite, en carreteras de Castillonroy y Alcampell, ya en territorio aragonés, generando importantes atascos en la nacional.

Alcaldes aragoneses advierten a los CDR: «Que no vengan aquí a armar follón»

Estado en que quedó la carretera de Castillonroy tras la quema de neumáticos. Foto: Heraldo

Además de prender fuego a unos 2 km de Castillonroy, cruzaron un tractor para cortar el paso en el cruce con la N-230. "La carretera está hecha un asco", aseguró su alcalde, quien comentó que la Guardia Civil y los bomberos reaccionaron con celeridad. Pese a ello, el tráfico estuvo interrumpido una hora.

En el mismo sentido se ha pronunciado el alcalde de Alcampell, Josep Antón Chauvell (PSOE), que también es presidente de la comarca de la Litera. "Querían enredar a los que bajaban del esquí y como se les escapaban por la A-1240, que es nuestra carretera, no se les ocurrió otra cosa que venir aquí a cortarla para que la acción fuera efectiva", explicó Chauvell, quien la atribuye a miembros de los CDR de pueblos vecinos de Lérida, "que conocen el terreno".

Este representante municipal recordó que esta misma semana hay una convocatoria de huelga general en Cataluña. "Nosotros estamos en una zona próxima y la N-230 que sube a Viella pasa por nuestros términos. Es una arteria que ellos consideran prioritaria y puede ser que vuelvan a actuar", añadió.

El alcalde de Alcampell se enteró de lo ocurrido el pasado domingo a través de una llamada que recibió del servicio de emergencias del 112. "No habían actuado nunca aquí y esto ya empieza a complicarse. Que me llamen a las cinco de la tarde un domingo para decir que los CDR han cortado una carretera local, por lo menos resulta sorprendente", manifestó Josep Antón Chauvell.

Etiquetas
Comentarios