Despliega el menú
Huesca

La Ferieta de Aínsa se ha celebrado a pesar de que rachas de 90 km amenazaban con suspenderla

Cuarenta expositores abandonaron la Plaza Mayor y  no hubo ni subastas ni el cross. También fue necesario cerrar una carpa por seguridad.

La plaza Mayor ha sido el centro de la feria
La plaza Mayor ha sido el centro de la feria
Inmaculada Casasnovas

Ni el viento, con rachas de 90 km/hora, ha podido con la Ferieta de Aínsa, que se ha celebrado este domingo en el casco antiguo y el castillo, aunque con limitaciones. El tiempo ha marcado este popular mercado que llena las calles medievales de la localidad, obligando a cerrar por motivos de seguridad a las 11.00 la carpa que acogía la exposición de la trufa. También se han suspendido las subastas de animales y árboles frutales y se ha pospuesto el cross de la Ferieta al próximo domingo, 10 de febrero.

Pese a la adversa climatología, la cita, cuyo origen se remonta al siglo XI, se ha podido llevar a cabo, aunque es cierto que a primera hora de la mañana, según la organización, se temía que el viento impidiese su desarrollo. Ante tal situación, cerca de 40 expositores abandonaron la plaza Mayor y emprendieron viaje de regreso a sus diferentes puntos de origen. Los restantes, algo más de 80 puestos, soportaron el frío y el viento, que dio ligeras treguas. Sí sorprendió, en estas condiciones, la gran afluencia de público. Bastaba con observar el aparcamiento del castillo. El alcalde, Enrique Pueyo, quiso agradecer "el gran esfuerzo realizado por los expositores y por el público en un día tan desapacible por el viento".

La Ferieta de Aínsa ha vuelto a congregar a vecinos de los distintos valles de la comarca de Sobrarbe y de otros muchos puntos de la provincia. Desde primera hora, junto a los restos de la hoguera de la plaza Mayor, se repartía caldo de Gallina de Sobrarbe. También chocolate caliente, preparado en principio para los atletas del cross.

Etiquetas
Comentarios