Huesca
Suscríbete

Jaca quintuplicará el área industrial de Martillué para aprovechar la reapertura del Canfranc

El Inaga acaba de dar el visto bueno ambiental a la modificación del PGOU, que permitirá ampliar de 80.000 a 420.000 m2. Ahora se negocia un apeadero ferroviario

Plano de distribución del futuro polígono industrial de Martillué
Plano de distribución del futuro polígono industrial de Martillué
Ayuntamiento de Jaca

El polígono industrial de Martillué, núcleo dependiente del municipio de Jaca, está todavía sin urbanizar ni desarrollar pero el Ayuntamiento ha iniciado ya los trámites para quintuplicar su superficie, pasando de los 80.000 metros cuadrados de ahora a los 420.000. El objetivo es crear una gran extensión de suelo industrial-logístico que aproveche la reapertura del Canfranc ya que el trazado ferroviario discurre muy cerca de este área.

Hace dos años, el pleno de Jaca ya aprobó la modificación urbanística de esa zona y se realizaron los estudios necesarios, como el de impacto ambiental del Inaga, que acaba de dictar una resolución favorable al cambio puntual del PGOU que permitirá ampliar el suelo industrial de Martillué. No obstante, también solicita un estudio relacionado con el río Tulivana, que se pedirá a principios del próximo año 2019, como condición previa para acometer el siguiente paso, el proyecto de urbanización. Las más de 30 hectáreas de superficie agrícola que van a ser objeto de reclasificación se encuentran limitadas al norte por suelo urbano e industrial de Martillué, por el este con el polígono Pardinilla (perteneciente a Sabiñánigo), por el sur con el río Tulivana, y por el oeste con el barranco Ibón.

La ampliación viene motivada porque el proyecto de urbanización que se realizó para los 80.000 metros cuadrados resultaba muy costoso para tan poca superficie, por lo que se creyó conveniente hacerlo más amplio. "Urbanizar, llevar la luz, el acceso o la depuración era muy caro, por lo que se decidió hacer un polígono más competitivo, y mixto con parte pública y privada para poder desarrollarse", explica el alcalde, Juan Manuel Ramón.

La idea es tener la aprobación definitiva en 2019, una vez cumplido el informe requerido por el Inaga, y a partir de allí desarrollarlo en varias fases vinculadas necesariamente a la conexión del ferrocarril y la reapertura del Canfranc. Y es que este polígono y el vecino de Pardinilla, cuyo suelo ya es industrial, quieren contar con un apeadero, cuya negociación ya está en marcha. "Se habló en su momento con el departamento de Vertebración, estuve con el alcalde de Sabiñánigo, y también me reuní con el director general de Infraestructuras Ferroviarias para plantearle esta cuestión", añade el primer edil.

Entonces le trasladó que estaban a tiempo porque aún está en fase de elaboración de los estudios "y la voluntad es que en ese gran proyecto de la reapertura esté incluido el apeadero en el polígono Pardinilla-Martillué". Una infraestructura que le daría "una gran competitividad a ese espacio industrial", asegura Ramón.

Este polígono es la apuesta estrella de Jaca y pretende ser un punto de referencia logístico-industrial ya que la conexión directa tanto con la N-330 como con la A-21 facilita al máximo el transporte rodado, aunque la conexión ferroviaria es la característica que marcará la diferencia. Con apeadero propio y circuito interior de vías, permitirá la distribución, carga y descarga de mercancías. Está pensado para empresas logísticas con proyección nacional o internacional, o del sector forestal de gran capacidad y del agroalimentario que necesiten superficies de gran formato.

Jaca tiene seis polígonos, tres de ellos dentro del perímetro de la ciudad (Campancián, Llano de la Victoria y Estación) y otros tres junto a vías de comunicación cercanas (Charlé, Rescanato y Martillué).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión