Despliega el menú
Huesca

Rescatan a dos buscadores de setas de 75 y 78 años extraviados en Abizanda y Benabarre

Son ya tres las personas de avanzada edad auxiliadas en la última semana por la Guardia Civil después de perderse mientras recolectaban hongos. Los especialistas también han evacuado a dos montañeros en el valle de Estós que han pasado la noche a la intemperie tras desorientarse

La Guardia Civil ha rescatado a uno de los buscadores en el pinar de Abizanda
La Guardia Civil ha rescatado a uno de los buscadores en el pinar de Abizanda
G. C.

La Guardia Civil ha encontrado este domingo a dos hombres que se habían extraviado mientras buscaban setas en Abizanda y en Benabarre. Uno de ellos, un vecino de Binéfar de 78 años, pasó toda la noche a la intemperie y ha sido rescatado en buen estado aunque muy agotado. Con estos ya son tres las personas de avanzada edad auxiliadas en la última semana en la provincia de Huesca después de perderse recolectando setas. El último caso fue el de un vecino de Benabarre de 80 años.

Según han informado fuentes de la Guardia Civi, sobre las 8.05 han recibido una llamada informando de que un hombre no había regresado a su domicilio desde que el sábado salió a buscar setas en la zona del Pinar de Abizanda. Personal del puesto de la Guardia Civil de Naval se ha dirigido a la zona, donde ya se encontraban familiares del extraviado. Estos han manifestado que estaban escuchando gritos lejanos en una zona de mucha maleza y arboles. Los agentes han avanzado por un terreno muy abrupto y con arbustos de más de metro y medio de altura y han conseguido localizar al hombre, que se encontraba muy débil pero decía querer realizar el camino con los agentes. Sin embargo, tras andar varios metros con la dificultad de atravesar la maleza y dado lo lento de la progresión, han solicitado la ayuda del Greim de Boltaña y al helicóptero para evitar que el hombre sufriera ningún daño. Mediante un ciclo de grúa han conseguido extraerlo y trasladarlo a Boltaña, donde ha sido revisado por personal sanitario del 061, que solo ha apreciado síntomas de agotamiento.

A las 14.50 han recibido un nuevo aviso de un vecino de Lérida, de 75 años, se había extraviado en la zona de Benabarre cuando buscaba setas. Al parecer, había dejado su vehículo estacionado en una pista y había continuado a pie y no sabía regresar al lugar donde se encontraba su vehículo.

Inmediatamente se ha iniciado un dispositivo de búsqueda en el que han participado patrullas de Seguridad Ciudadana de la Compañía de Graus, del Seprona de Graus, el helicóptero de la Guardia Civil y bomberos de la Ribagorza. En torno a las 16.30 ha sido localizado el vehículo y posteriormente en el interior de un bosque frondoso han encontrado al extraviado, que estaba aparentemente bien, pero empapado. Ha tenido que ser extraído del lugar por personal del Seprona mediante un ciclo de grúa con el helicóptero.

Un largo rescate nocturno en el valle de Estós

No han sido los únicos rescates efectuados por la Guardia Civil este fin de semana ya que esta pasada madrugada también han auxiliado a dos montañeros catalanes, una mujer de 44 años y  vecina de Tarrasa y un hombre de 65 años y vecino de Vilanova y la Geltrú, que se habían desorientado en el valle de Estós, en Benasque.

A las 0.30, llamaron a la central del 062 para avisar de que se encontraban perdidos en algún punto entre los valles de Estós y de Eriste y que debido a las inclemencias meteorológicas en la zona con nieve, densa niebla y frío les era imposible continuar por sus propios medios.

Tras comprobar tanto la ubicación y las coordenadas, la Guardia Civil les situó tras la Tuca de Serisueles, en el Valle de Estós. Les indicaron que se quedaran en el lugar a la espera de la llegada de una patrulla del Greim de Benasque, que tuvo que ir campo a través ya que no existía ninguna senda cercana al lugar donde estaban los montañeros. Al ir ascendiendo aumentó la  dificultad para avanzar debido a la nieve recién caída, que ralentizaba enormemente su progresión. Por ello, a las 5.30 reevaluaron la situación y conscientes de que se va a producir una pequeña ventana de buen tiempo a primera hora de la mañana, según la previsión meteorológica, decidieron esperar al helicóptero y utilizarlo para llegar hasta los extraviados. Así, a las 7.00 la aeronave recogió a los especialistas de montaña y se dirigieron al lugar, pero la densa niebla impedía la visibilidad por lo que tuvieron que volver a las 10.00 y hacer un segundo intento, localizando entonces a los extraviados. Ambos fueron trasladados hasta la helisuperficie de Benasque, donde el personal médico del 061 Aragón comprobó que no presentaban lesiones.

Etiquetas
Comentarios