Despliega el menú
Huesca

Tráfico reforzará los controles de radar móvil en el cruce de Aurín tras el último accidente

Los vecinos de este núcleo de Sabiñánigo tachan de insuficiente la medida para atajar el riesgo de esta intersección de la N-330. Seis de las ocho familias del pueblo han sufrido percances en este cruce

El último accidente, con dos heridos, se produjo el lunes entre una moto y un turismo
El último accidente, con dos heridos, se produjo el lunes entre una moto y un turismo
Policía Local Sabiñánigo

El accidente de una moto y un turismo ocurrido el pasado lunes que se saldó con dos heridos, que por fortuna solo sufrieron heridas leves, ha vuelto a poner de manifiesto la peligrosidad del cruce de la N-330 en Sabiñánigo que da acceso al núcleo de Aurín. A la espera de que Fomento articule una solución definitiva con la construcción de una rotonda con la futura autovía, la DGT reforzará los controles de radar móvil para reducir el riesgo de la intersección.

Así lo confirma el jefe provincial de Tráfico, Andrés Fernández del Río, quien reconoce que es un punto conflictivo principalmente por la velocidad "porque los vehículos llegan a ese punto después de adelantar, ya que está prohibido hacerlo en el propio cruce, y si los que van por la vía principal no respetan el límite de 80 kilómetros por hora, el que accede a la raqueta para entrar o salir del polígono lo tiene más complicado".

Fomento también está estudiando otras soluciones provisionales que incluirían, por ejemplo, un refuerzo de la señalización para dar más visibilidad a este cruce. Pero hasta entonces, harán más vigilancia con el radar móvil para asegurarse de que los conductores respeten los límites confiando en que surta el mismo efecto que el aparato fijo que se colocó en su día en otro cruce cercano de la N-330 porque en los últimos cuatro años no se han producido accidentes graves.

A principios de año, la misma Jefatura anunció la instalación de un cruce inteligente que avisaría a los conductores de la vía principal de la presencia de otros vehículos en las salidas laterales de la intersección, pero Fomento lo ha descartado finalmente.

Los vecinos de Aurín, que convocaron una concentración este verano para pedir actuaciones que mejoraran la seguridad en este punto, tachan de "insuficiente" la instalación de un radar móvil. "Estamos muy disgustados. Creemos que las medidas son insuficientes y la prueba es que en menos de dos meses se han producido dos accidentes", explica su portavoz, Fernando Tomás. Consideran que la mejor solución sería la construcción de una rotonda pero reconocen que no será posible hasta que esté la autovía, "en 10 o 15 años", así que plantean otras alternativas como un paso soterrado o elevado.

"Todos los días tenemos que pasar por ahí, es como si tuviéramos una barrera mortal en la puerta de nuestras casas", denuncia Fernando Tomás, quien recordó que en 2016 murió una vecina del pueblo y que seis de las ocho familias que viven en Aurín han sufrido algún accidente en ese cruce. "Hemos escrito al Justicia, a Fomento, al Gobierno de Aragón, al Ayuntamiento de Sabiñánigo, convocamos una concentración y ya no sabemos qué mas hacer", se queja.

Etiquetas
Comentarios