Despliega el menú
Huesca

La Morisma regresará a la plaza Mayor de Aínsa el 1 de septiembre

La localidad volverá a revivir la legendaria batalla en una representación nocturna a cargo de más de 400 vecinos.

La cruz de fuego sobre la carrasca, uno de los símbolos del escudo de Aragón, volverá a aparecer en la plaza Mayor de Aínsa el próximo 1 de septiembre. Será la cita bienal del drama popular de la Morisma, que tendrá lugar a partir de las 22.30. Esta cita, declarada Fiesta de Interés Turístico de Aragón, aspira a ser declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional, una candidatura que se viene defendiendo en los últimos años.

Tradicionalmente, desde que la Morisma se recuperó a principios de la década de los 70, se recreaba los domingos por la tarde hasta que en 2014 se quiso adelantar al sábado en horario nocturno. En 2016, la junta directiva de la Asociación Cultural La Morisma de Aínsa acordó repetir este mismo horario, ya bajo la presidencia de Isabel Bergua, que sustituye en el cargo a Pedro Luis Escartín, dado el éxito que esta innovación tuvo entre los espectadores.

Cuando quedan tres semanas para la cita, los vecinos de Aínsa se preparan para vivir con intensidad la que es su fiesta por excelencia y comienzan los ensayos de los papeles que se interpretarán en este drama teatral. Muchos de los personajes, especialmente los principales, mantienen los mismos actores edición tras edición.

La plaza Mayor de Aínsa, una de las plazas medievales mejor conservadas de España, sirve de escenario teatral para la puesta en escena de este drama en el que participan más de 400 vecinos, con personajes medievales tan destacados y vistosos como el pecado, el diablo o la muerte. El texto de la muerte fue escrito por el escritor y poeta Julio Alejandro, muy conocido por su condición de guionista del director de cine calandino Luis Buñuel. En 2016 se incorporó el personaje del judío.

En esta historia Aínsa regresa al año 724 cuando, según cuenta la leyenda, Garcí-Ximeno, coronado como rey del Sobrarbe en San Juan de la Peña, llega para conquistar la villa. En el fragor de la batalla y cuando los cristianos están a punto de ser vencidos, apareció la cruz luminosa sobre la carrasca y les dio fuerza para vencer y cambiar el curso de la historia. Los dichos populares del texto original se entremezclan con guiños a la actualidad política o social.

La Morisma está documentada en 1676, cuando las Cortes de Aragón acordaron conceder diez libras jaquesas, provenientes del erario público, para contribuir a la misma. En 1716, Felipe V dispuso que se continuase pagando ese importe para la conmemoración de la victoria de los cristianos en la batalla que libraron con los sarracenos.

Gracias a la tradición oral, la historia de la Morisma se ha transmitido con los años generación a generación. En la década de los 30 del siglo pasado, el profesor Luis Mur y el maestro Francisco Peñuelas recopilaron el texto íntegro en verso irregular. La representación de la Morisma entronca con las fiestas de Moros y Cristianos de Aragón y el Mediterráneo y marca el preludio de las Fiestas Medievales de Aínsa en honor a la Santa Cruz (14 de septiembre).

Etiquetas
Comentarios