Despliega el menú
Huesca

Colungo revive en la era la fiesta de la trilla

La asociación cultural organiza desde hace 12 años esta actividad, que se ha convertido en atractivo turístico.

Los vecinos de Colungo (Huesca) han recuperado las antiguas tareas agrícolas de la siega y de la trilla para convertirlas en un reclamo turístico de esta pequeña localidad de la Sierra de Guara, que ha sabido hacer de su patrimonio etnológico un activo cultural y que atrae a muchos visitantes, en un ambiente festivo. Una muestra es la actividad desarrollada este domingo en una de las eras próximas a la entrada de la población donde, de nuevo, se pudo ver a las mulas ir en círculos arrastrando un trillo de sílex o el ya moderno de cilindros. Sobre ellos han subido los niños, que han disfrutado, mientras los veteranos agricultores del lugar aventaban la paja para dejar el grano de trigo limpio.

Es la Fiesta de la Siega y de la Trilla, que este domingo ha cumplido su XII edición, y que es una de las clásicas citas festivas del verano en la comarca del Somontano. La jornada ha comenzado con un calórico almuerzo a base de farinetas, pan con miel y vino y sopas de pan para proporcionar la energía suficiente para todo el día. Después, ha comenzado a rodar el ancestral trillo de sílex, al que la tecnología dejó como elemento decorativo cuando llegó el de cilindros de metal.

Estos útiles, junto a otros elementos propios de esta faena como las aventadoras que separaban el grano de la paja, cayeron en desuso a partir de la segunda mitad del siglo XX, cuando se comercializaron las trilladoras y más tarde ya las cosechadoras. Ahora son objetos de museo que se exhiben en esta fiesta para disfrute sobre todo de los pequeños y de la gente joven que no conoció cómo se realizaba la siega.

La actividad la organiza la asociación cultural O portal D’ a Cunarda, con el apoyo de vecinos de Albelda, que traen las mulas para realizar esta actividad y fruta de la localidad literana que se sortea entre los asistentes junto a productos locales como el pan artesano o el famoso licor de Colungo. También tiene el respaldo de la Comarca del Somontano.

La fiesta sirve como pretexto para atraer a los muchos veraneantes que disfrutan del Parque Natural de la Sierra de Guara y también para reunir a vecinos de Colungo que viven en otras ciudades. Es el caso de José María Altemir que regresa a su pueblo desde Zaragoza, donde vive, para participar en «este recuerdo a los antepasados, que para recoger el grano tenían que hacer todas estas operaciones manuales que eran muy duras. Llevamos 12 años y atrae a mucha gente».

Etiquetas
Comentarios