Despliega el menú
Huesca

Piden tres años de cárcel para tres médicos que no detectaron una pila en la garganta de una bebé

Desde entonces, la niña sufre graves secuelas que la han hecho pasar por el quirófano 62 veces.

Aránzazu Mármol con su hija Ares delante del centro médico de Fraga en imagen de archivo
Piden tres años de cárcel para tres médicos que no detectaron una pila en la garganta de una bebé
Heraldo.es

Tres médicos que trabajaban en el centro de salud de Fraga se enfrentarán el jueves en el Juzgado de lo Penal de Huesca a 3 años de cárcel y 4 de inhabilitación por un presunto delito de negligencia por no detectar en la garganta de una bebé de 11 meses una pila que se había tragado.

La niña, de ocho años en la actualidad, sufre desde entonces graves secuelas derivadas de las perforaciones en esófago y tráquea que le causaron los componentes químicos de la pila, unas afecciones que le han llevado hasta el momento un total de 62 veces al quirófano.

La madre de la niña, Aránzazu Mármol, llevó a su hija al servicio de Urgencias del centro de salud de Fraga el 22 de diciembre de 2010 ante la sospecha de que podía haberse tragado la pila de un mando a distancia.

Esta mujer atestiguó en la instrucción que la radiografía que se le hizo no fue correcta ya que no incidió en la zona afectada y que los médicos se limitaron a proporcionarle medicación para una bronquitis.

Tres días después de regresar a su domicilio en Torrente de Cinca, al ver que el estado de salud de su hija empeoraba, la madre se desplazó al hospital Arnau Vilanova de Lérida, donde le hicieron una radiografía de la garganta que detectó la obstrucción causada por la pila.

Los especialistas del hospital San Juan de Dios de Barcelona al que fue derivada diagnosticaron en la bebé una quemadura química con perforaciones en el esófago y la tráquea a causa de la degradación de la batería.

Desde entonces, tras pasar 62 veces por quirófano, la niña sufre una parálisis bilateral de las cuerdas vocales y una afonía que incide de forma negativa en sus relaciones con compañeros, lo que, según su madre, "le desmoraliza y le hace sufrir mucho".

Además, le cuesta respirar cuando hace ejercicio físico y acude al logopeda todos los días gracias a una ayuda económica aportada por el Gobierno aragonés.

El fiscal solicita para los tres facultativos acusados 3 años de cárcel y 4 de inhabilitación por un presunto delito de negligencia y una indemnización de 430.000 euros para la niña por los daños y secuelas que sufre.

La acusación particular, que lleva a cabo el letrado Aldo Valero en representación de la madre, reclama las mismas penas de prisión pero eleva la petición de indemnización a un millón de euros debido a la gravedad de la situación de la niña.

Por su parte, la defensa de los médicos acusados solicita la absolución de sus clientes al entender que su actuación se ajustó a los protocolos sanitarios y fue correcta en todo momento.

El juicio se prolongará dos días para escuchar los testimonios de acusados y testigos, así como los de los distintos peritos médicos que han informado sobre el caso.

Etiquetas
Comentarios