Despliega el menú
Huesca

De enero a diciembre con el arte de Isidro Ferrer

Imprenta Moisés de Barbastro vuelve a lanzar su calendario de mesa con los trabajos del afamado diseñador.

Los animales son protagonistas del trabajo de Isidro Ferrer para Imprenta Moisés.
Los animales son protagonistas del trabajo de Isidro Ferrer para Imprenta Moisés.
Isidro Ferrer

‘Imprenta Moisés + Isidro Ferrer suman buenas intenciones + buenos deseos’ reza el encabezado del nuevo calendario que lanzan desde la empresa barbastrense, y que se ha convertido ya en una tradición con la llegada del nuevo año. Lo definen como “un objeto con alma”, porque más allá de representar una sucesión de meses y días, supone un paseo con 12 paradas junto a los animales que surgen de la mente de Ferrer. El que fuera Premio Nacional de Diseño en 2002 y de Ilustración en 2006, coge el testigo de otros grandes artistas a la hora de protagonizar esta obra. “Empezamos hace cinco o seis años haciendo este calendario, aprovechando que dentro de nuestra actividad tenemos más contacto con diseñadores e ilustradores, quisimos aprovechar ese vínculo, al hilo de nuestra sensibilidad con el arte y que nos gusta mucho poder ofrecer algo así”, explica María Pilar Esquerra, encargada de comunicación en la empresa barbastrense, en la que el calendario de mesa se convierte en “joya” dentro de los otros detalles que ofrecen a sus clientes con el nuevo año, como un calendario de pared o el de taco de hojas.

“Hemos tenido obras de Chema Durán, de Mapi Rivera o de Francisco Zueras. En algunos casos reproducciones y en otros, creados expresamente para nosotros”, apunta Esquerra. La iniciativa vivió la pasada edición una de sus entregas más especiales, ya que unió a 14 artistas, que quisieron así rendir homenaje a la galerista de arte María Jesús Buil Salas, que había fallecido recientemente, y a la que nombres como Beulas, Mapi Rivera o el mismo Isidro Ferrer dedicaron una de sus obras y una frase a Buil. “Trabajábamos mucho con ella y su galería, por lo que quisimos hacerlo también en su recuerdo. Lo acogieron muy bien todos los artistas, que colaboraron desinteresadamente, buscando una obra especial o creando una para la ocasión, como Eva Armisén, que dibujó a la propia María Jesús Buil con su particular estilo”, apuntan desde la Imprenta Moisés.

Ferrer repite, por tanto, en su colaboración, aunque ahora en solitario. “Cada año planteamos a quién se lo podemos pedir. Nos gustaba su estilo joven, fresco, con trazo divertido, así que decidimos comentárselo. Él accedió enseguida, y aunque le ofrecimos la posibilidad de que fueran trabajos anteriores, quiso crear los diseños expresamente para el calendario”, dice María Pilar Ezquerra, muy orgullosa del resultado, en el que se le dio total libertad al autor. “Él nos envió las imágenes y sugerencias en lo que respecta a la tipografía y la cuadrícula de los meses, que finalmente se han respetado en el definitivo, incluyendo simplemente los festivos o las lunas”. Si el artista apostó fuerte por este trabajo, también la imprenta al materializarlo, buscando la máxima calidad para que los vivos trazos de Ferrer no perdieran ni un ápice de intensidad al tomar cuerpo.

Este calendario de mesa se suma a la larguísima trayectoria del artista, nacido en Madrid en 1963, y que ha participado en decenas de libros, cientos de carteles, cortos de animación, y también en enormes fachadas, esculturas y todo tipo de objetos. Los animales tienen siempre una posición destacada en sus trabajos, y son los protagonistas del anuario, que ilustra sus meses con zorros, cocodrilos o conejos.

El resultado final puede encontrarse en la Imprenta Moisés de Barbastro, disponible para los clientes y tiene ya sus fieles por lo cuidado de su diseño y lo reputado de sus autores. “Lo consideramos un calendario 'joya', por lo que la gente sí que pregunta por él y lo espera todos los años”, dice María Pilar Ezquerra, desde la imprenta, donde también lo envían a clientes residentes en otros lugares, con el fin de darle la mayor difusión posible. Así se pone fin a muchos meses de trabajo, pues es casi en verano cuando se empieza a pensar en el diseño del calendario, aunque es en los últimos del año cuando se ejecuta. Lo mismo ocurre con otros elementos que producen en la imprenta, como sus agendas, también con mucha demanda, y que en este año se dedican a las frutas, por lo que su presentación se acompañó de una mermelada.

Etiquetas
Comentarios