Despliega el menú
Huesca

La DGA mejorará la información de las zonas de montaña sin cobertura del teléfono móvil

Protección Civil dice que no se pueden evitar zonas de sombra, pero pedirá a las compañías mapas más precisos. En los lugares emblemáticos se colocará cartelería informativa.

Mapa de cobertura del Pirineo.
Mapa de cobertura del Pirineo.

El mapa del Pirineo está plagado de zonas de sombra que impiden utilizar el teléfono móvil cuando se sale para hacer una travesía por la montaña. La solución no es fácil. La cobertura la dan las antenas y estas se topan con numerosos obstáculos en su radio de acción. Lejos de los núcleos urbanos, en medio de valles o dentro de barrancos, el móvil no sirve, lo que se convierte en un grave problema en caso de necesitar hacer una llamada de auxilio.

Protección Civil sabe de los impedimentos técnicos, difíciles de solucionar, pero al menos quiere mejorar la información para que el usuario pueda conocer dónde tiene cobertura y dónde no y hacia qué lugar puede moverse para realizar una llamada de emergencia. Resulta imposible, por razones económicas y técnicas, dar señal a todos los valles, reconoce Miguel Ángel Clavero, jefe del servicio de Protección Civil del Gobierno de Aragón, por lo que se trata de ofrecer "un mapa de cobertura que te diga hacia dónde tienes que ir, e informar de forma verídica dónde no la hay, porque eso supone un riesgo añadido", declara.

El convenio de la campaña Montaña Segura firmado este año introduce algunas mejoras a este respecto, como la incorporación de la capa de cobertura de telefonía móvil 2G en la utilidad MAPA, un método que ayuda a realizar un plan de actividad; o una nueva funcionalidad en el visor cartográfico.

Clavero anuncia que se quiere hacer un estudio sobre las zonas de sombra, ya que los mapas publicados por las principales compañías telefónicas pecan de imprecisos. Según el jefe del Servicio de Protección Civil, en algunas zonas son muy optimistas y  reflejan mayor cobertura de la que realmente existe, o bien esta es intermitente, ya que también depende de las condiciones meteorológicas. Es información clave, de gran utilidad para el centro de emergencia.

Por ello, comenta Clavero, "nos hemos puesto en contacto con las empresas para intentar hacer un grupo de trabajo y ver de qué forma podemos mejorar esos estudios de cobertura, afinar más en los mapas". También se intentará, añade, realizar prospecciones sobre el terreno en algunas zonas para comprobar que las coberturas que se ofertan son ciertas. "Hay mucho trabajo por hacer, y lo tienen que realizar las empresas, con nuestra ayuda".

Otra de las iniciativas para mejorar consiste en anunciar con cartelería cuándo se sale de una zona de cobertura y dónde está la próxima. Se está haciendo en otros lugares y se podría copiar en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido o en los parques naturales. No obstante, Clavero aconseja a los montañeros que se informen si van a tener o no cobertura y dónde.

En la mente de todos está el accidente mortal sufrido por una menor en el cañón de Añisclo el verano pasado cuando participaba en un campamento scout. Los  monitores avisaron al 112 tres horas después del percance porque tuvieron que localizar una zona con cobertura.

Clavero recuerda, no obstante, que existen sistemas alternativos que no funcionan con una antena de telefonía móvil sino con satélite. Algunos, como la radiobaliza, no permiten hablar, pero sí mandar un mensaje de auxilio con las coordenadas al pulsar un botón. El coste puede rondar los 100 euros y la suscripción anual otros 100. Su uso se está extendiendo, por ejemplo, en las carreras de montaña. Los participantes en el Gran Trail Trangoworld Aneto-Posets corren equipados con dispositivos vía satélite Spost Gen3, la última generación desarrollada por la compañía Globalstar, que se incorporó a la carrera como patrocinador técnico.

Etiquetas
Comentarios