Despliega el menú
Huesca

El accidente mortal de Castejón de Sos ha sido algo "extraordinario y excepcional"

La Policía Judicial investiga las causas que provocaron la caída del parapente Murieron el piloto del vuelo y el pasajero.

Los vecinos de Castejón de Sos permanecían ayer consternados por el accidente del parapente biplaza ocurrido el sábado en el que perdieron la vida el instructor de vuelo, Omar Carrizales, y el pasajero, Víctor Ponz, de 50 y 29 años, respectivamente. La Policía Judicial investiga las causas de la caída del paracaídas, a las 18.50 en las proximidades de la zona de aterrizaje del campo de la Lleva. Los expertos consideran que lo ocurrido es algo "totalmente extraordinario y excepcional" entre los miles de vuelos acumulados por las empresas radicadas en la población de la Ribagorza.

En el municipio, donde los parapentes volvieron ayer a sobrevolar las montañas, también se preguntan qué pudo ocurrir. Mariano Ucedo, de Parapente Pirineos y vocal de esta actividad en la Federación Aragonesa de Deportes Aéreos (FADA), asegura que el piloto era "súper experto". "Era una persona que lleva muchos años volando, que se dedicaba profesionalmente a esto", añadió. Según dijo, Carrizales que era venezolano y había vivido anteriormente en el pueblo, llegó recientemente a Castejón de Sos tras hacer la campaña de invierno en Nueva Zelanda, con más de 700 vuelos en la temporada. "Sabemos que llevaban el material homologado, las condiciones atmosféricas eran normales y la hora era tranquila" añadió.

El pasajero que volaba en el tándem con el instructor era un joven de Zaragoza que había llegado con su novia para realizar esta actividad. Volaron al mismo tiempo, cada uno en un biplaza y con un piloto.

No se suspendió la actividad

Parapente Pirineoses una de las cuatro empresas que realizan vuelos con tándem en Castejón de Sos, donde se hacen seis despegues al día durante los tres o cuatro meses de verano, indica el alcalde, José Manuel Abad. "Es una actividad que se lleva a cabo aquí desde hace más de 30 años y no tengo constancia de que nunca antes se hubiera producido un accidente de estas características", señala Ucedo.

El alcalde y el vocal de la FAD inciden en que en esta, como en otras muchas actividades deportivas "no hay riesgo cero": "Los profesionales y las administración estamos comprometidos para que cada día sea más segura". Algunos de los aficionados que llegaron ayer a Castejón de Sos sabían lo del accidente y preguntaban en las empresas si se iba a continuar con los vuelos. "No veíamos ningún condicionante para no hacerlo y lo que ocurrió ayer (sábado) no tenía por qué influir en la actividad de hoy (domingo), independientemente de la procesión que cada uno lleve por dentro", comentó el dueño de Parapente Pirineos.

José Manuel Abad indicó que esta práctica deportiva "forma parte de la vida cotidiana de Castejón de Sos", como el rafting, la BTT o el senderismo que cada fin de semana del verano atraen hasta la localidad a cientos de visitantes. Ayer de hecho, tenía lugar un campeonato de agility, con multitud de participantes. Estaban acampados muy cerca del lugar donde el día anterior cayó el parapente.

Sobre el terreno, un prado de propiedad privada, se veían las marcas que dejó el helicóptero del 112 y las rodadas de los vehículo de emergencias que llegaron para auxiliar a los parapentistas.Dos bomberos de la Comarca de la Ribagorza, del parque de Villanova, fueron los primeros y enseguida empezaron las maniobras de reanimación.

Acudieron también un médico y una enfermera de centro de salud de la localidad, una ambulancia del 061 y la Guardia Civil. A las 20.20 se certificó la muerte de las dos personas. A esa hora no se notaba viento a ras de suelo y sobre los campos volaban los parapentes.

Etiquetas
Comentarios