Despliega el menú
Huesca

Miguel Gracia: “Hay leyes pensadas para la ciudad que no valen en los pueblos del Pirineo”

El presidente de la Diputación de Huesca será hoy el anfitrión del II Congreso Nacional de Despoblación. Reclama que se ponga en valor la vida en los pueblos y se les apoye.

Miguel García, presidente de la Diputación Provincial de Huesca.
Miguel Gracia, ayer, en su despacho de la Diputación de Huesca, coorganizadora del congreso.
R. Gobantes

¿La despoblación es un proceso imparable o existen medidas que las administraciones puedan adoptar para frenarlo?

Tengo que pensar que hay solución porque de lo contrario estaríamos perdiendo el tiempo y el dinero. Tampoco podemos pretender que los pueblos vuelvan a ser lo que eran, ni recuperar núcleos ya perdidos. Pero sí, cuando menos, mantener la población e invertir la pirámide de edad. Es bueno que aumente la esperanza de vida, pero en los pueblos no pueden vivir solo personas mayores. Tiene que haber parejas jóvenes que trabajen, y ya está ocurriendo en el sector servicios. Necesitamos más, y necesitamos que la igualdad de oportunidades sea real para que los que quieran vivir en el mundo rural lo puedan hacer. Hay jóvenes en las ciudades dispuestos a ello.

Solo con que hubiera seis o siete familias jóvenes con niños, una escuela, un bar, un pequeño hotel, un centro social... estarían vivos. Y con una actividad agrícola y unas ayudas de la PAC que priorizaran residir en los pueblos, porque la PAC ha apoyado la producción y las rentas pero no ha incidido en mantener en el campo a la gente cuya actividad principal es la agricultura y la ganadería. Serían los vigilantes del territorio, sus sostenedores, porque de lo contrario, los pueblos se convertirán en una selva que lo engullirá todo.

¿Y cómo se consigue mantener pueblos pequeños con parejas jóvenes, escuelas abiertas…?

Lo primero es tener trabajo, y para eso ya no solo se necesitan buenas comunicaciones por carretera sino telecomunicaciones, fibra óptica y banda ancha. Los avances tecnológicos tienen que ser una oportunidad para el medio rural, no un lastre, no la puntilla definitiva por la brecha digital. De eso no se puede encargar solo la administración local. Si tenemos capacidad en este país para comprar unas autopistas radiales alrededor de Madrid, cómo no vamos a tenerla para esto, que es un problema de Estado, un modelo de país. ¿Cuánto vale? La mitad que las radiales.

No pretendemos hacer urbanizaciones, pero en la Diputación Provincial vemos que cuando arreglamos las viejas casas de maestros como viviendas, los ayuntamientos las alquilan con unas rentas bajas a gente de la ciudad que se viene a vivir aquí. Pues busquemos la manera, y desde la Comunidad Autónoma facilitemos créditos blandos, ayudas públicas… Desgraciadamente tenemos un 80% de casas vacías, segundas residencias para disfrutar de los pueblos y del entorno los fines de semana y en vacaciones, pero pronto no se podrá ni venir a disfrutar de ellos, y no porque los hijos de los propietarios no quieran porque no tienen internet, sino porque no habrá gente que se quede a cuidarlos.

Hablaba antes de llevar la fibra óptica o la banda ancha, pero para las empresas no sale rentable si hay pocos clientes.

Por eso digo que, cuando no llega la operadora privada porque comercialmente no es rentable, hay que facilitarlo desde lo público. La Z40 de Zaragoza se financió desde lo público. Esa carga no la puede llevar solo la administración local. Cuando nos llenamos la boca hablando de la despoblación, la despoblación, la despoblación… un discurso ahora muy frecuente, hay que preguntar luego "¿y usted qué hace contra la despoblación?". El Gobierno central y la Comunidad autónoma deben ayudar.

¿Qué se está haciendo mal?

Durante décadas se ha desprestigiado a quienes se quedaban en los pueblos. Ha sido un hecho cultural en España. Cuando hubo el éxodo rural por la industrialización, parecía que el que se quedaba en el pueblo era porque no tenía más opción. En otros países, como Francia o Inglaterra, llevan tiempo luchando por prestigiar al campesino, al ‘jardinero’ que hace posible la sostenibilidad de un territorio. Hay que prestigiar el medio rural y su calidad de vida, y el debate tiene que estar presente en la educación, para que los niños de ciudad entiendan la necesidad de sostener al mundo rural. Incluso hoy oímos voces que dicen que lo que no es rentable tiene que desaparecer.

¿Qué pasa cuando se cierran los pueblos?

Que se los traga la naturaleza, los devora. Y desaparece la tradición, la cultura y la memoria viva de generaciones anteriores.

Habla de falta de medidas concretas. ¿Qué hace su institución?

¿Que qué hacemos? Desde la extensión de la banda ancha al máximo de núcleos hasta cuestiones que no son de nuestra competencia, como la ampliación del instituto de Castejón de Sos, un colegio en Nueno o un plan con Educación para mantener las escuelas rurales. En el mundo social, ayudar a las ONG, que sustituyen muchas veces a la administración. Mantenemos 1.600 kilómetros de carreteras provinciales y locales. Y apoyamos otros servicios para hacer más fácil y cómoda la vida de la gente. Pero en muchas ocasiones la administración local se ha encontrado sola en esta batalla.

El Gobierno central ha tomado cartas en el asunto. Se ha creado un grupo de trabajo y se ha nombrado una comisionada, que hablará en la apertura del congreso. ¿Cree que se está afrontando como un problema de Estado o es oportunismo?

Es positivo que el debate de la despoblación se introduzca en el discurso político para que todas las instituciones, las que estábamos y las que no estaban, trabajemos en la misma dirección. Tengo esperanzas en el comisionado nacional para que articule un consenso que es necesario. Necesitamos acciones, que a veces no consumen recursos, como las iniciativas legislativas. Hay leyes pensadas para la ciudad que no valen en los pueblos del Pirineo. Deberían tener anexos específicos en función de dónde se tengan que aplicar. También necesitamos políticas europeas, y políticas del Gobierno central de discriminación positiva. El Gobierno central se tiene que poner las pilas, confío en que sea así.

Etiquetas
Comentarios