Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Un escalador, en la UCI tras caer 40 metros en Ordesa

El montañero, natural de Badalona y de 37 años, fue trasladado al hospital Miguel Servet dada la gravedad de sus heridas.

Momento en el que efectivos de la Guardia Civil rescatan al escalador herido grave en el Tozal de Mallo, en Ordesa.
Momento en el que efectivos de la Guardia Civil rescatan al escalador herido grave en el Tozal de Mallo, en Ordesa.
Guardia Civil

Un montañero catalán de 37 años permanece ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Miguel Servet de Zaragoza como consecuencia de las graves heridas sufridas por una caída mientras escalaba. El accidente se produjo a última hora de este miércoles en el Tozal del Mallo (2.245 metros), en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

El escalador, S. B. P., de Badalona (Barcelona), se cayó desde una altura de 40 metros. El rescate del herido no resultó sencillo, ya que en la zona había una tormenta de agua y granizo. Tras ser asistido por el médico del 061 en el mismo lugar y dado que el herido presentaba múltiples traumatismos se procedió a su traslado al hospital San Jorge de Huesca. El helicóptero de la Guardia Civil lo evacuó al hospital San Jorge de Huesca, cuando ya apenas había luz para volar. En el centro sanitario lo estabilizaran y aconsejaron su traslado al hospital Miguel Servet de Zaragoza. Fuentes del centro indicaron que permanece ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos de Traumatología y su estado es grave.

El escalador iba con otro varón de 38 años, que resultó ileso y, según la Guardia Civil, iban perfectamente equipados para la actividad que realizaban.

La llamada de emergencia se recibió sobre las cinco de la tarde del miércoles. Fue el acompañante quien avisó de la caída. Al lugar se desplazaron el helicóptero de la Unidad Aérea, el Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (Greim) de Boltaña y un  médico del 061.

Según explicaron desde la Comandancia, al llegar a la zona desde la aeronave pudieron divisar al escalador colgado a unos 100 metros de la cima, en una pared de 300 metros de altura, encontrándose aparentemente inconsciente, por lo que se dirigieron a la cima para dejar a los especialistas, ya que era imposible acceder al lugar descolgándolos desde el helicóptero mediante un ciclo de grúa, dadas las características del terreno.

En la zona se estaba formando una tormenta. “Los pilotos tuvieron que realizar varios intentos de aproximación ya que las corrientes de aire impedían realizar la toma en la cima, consiguiendo finalmente con gran dificultad dejar a los socorristas con el material para que iniciaran lo más rápido posible el descenso hasta el herido”, añadieron.

Debido a la dificultad de la zona, la pocas horas que quedaban de luz y para dar más celeridad a la evacuación con la camilla, se incorporaron otros dos especialistas del Greim de Boltaña a las labores de rescate.

Cuando llegaron donde estaba el accidentado, este había recuperado la consciencia. Se le inmovilizó en la camilla y hubo que izarlo a una repisa existente unos 40 metros más arriba, donde el helicóptero podía utilizar la grúa para agilizar su evacuación. En ese momento se desencadenó una fuerte tormenta de lluvia y granizo, aunque ante la urgencia de evacuar al herido antes del ocaso, se consiguió izar la camilla con él y uno de los especialistas de montaña.

El resto de componentes del grupo de rescate se quedaron junto con el compañero del accidentado en la pared. Lo aseguraron y lo izaron hasta la cima para luego dirigirse a pie a la pradera de Ordesa, ya de noche, progresando lentamente debido a que el terreno estaba resbaladizo por la lluvia. El rescate concluyó a la medianoche.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión