Despliega el menú
Huesca

Fomento soluciona el punto negro de Tierz mientras la autovía lleva cinco años bloqueada

Gustavo Alcalde condiciona las obras del tramo Huesca-Siétamo a que se aprueben los PGE de 2017. La nueva rotonda elimina el peligro de un cruce que atraviesan 15.000 vehículos diarios en verano.

Gustavo Alcalde, durante su alocución frente a la nueva rotonda de la N-240 en el cruce de Tierz.
Fomento soluciona el punto negro de Tierz mientras la autovía lleva cinco años bloqueada
Javier Broto

A la espera de que se concluya la A-22 en el único tramo pendiente entre Huesca y Siétamo (los otros 94,3 km restantes hasta Lérida están en servicio desde julio de 2012), el Ministerio de Fomento ha solucionado el histórico punto negro de Tierz con una rotonda que elimina este peligroso cruce de la N-240, la segunda vía que más tráfico soporta en toda la provincia con 12.000 vehículos diarios (con puntas de hasta 15.000 en verano), solo por detrás del tramo de la A-23 entre Huesca y Zaragoza.

El delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, que visitó ayer las obras de la glorieta en las que han invertido 260.000 euros, no dio fecha para retomar este proyecto, condicionándolo a que el Gobierno central apruebe sus presupuestos para 2017.

Desde que se inaugurara hace casi 5 años el último tramo de la autovía, la variante de Almacellas, Fomento mantiene bloqueado la Huesca-Siétamo. Una vez superados los escollos medioambientales que ya retrasaron varios años su aprobación, el único trámite que se ha hecho fue encargar a finales de 2012 la revisión del proyecto original de 13,2 km para abaratar su coste (valorado en principio en 42 millones de euros) y adaptarlo así a una orden ministerial. Desde entonces, los Presupuestos Generales del Estado apenas han reservado partidas para poder iniciar las obras. En 2016, por ejemplo, solo se consignaron 100.000 euros.

Alcalde aseguró que en verano fue aprobado "definitivamente" el proyecto "y solo está pendiente de que las condiciones presupuestarias permitan iniciar las obras". En este sentido, apeló a las fuerzas políticas a aprobarlos "lo antes posible por el bien de infraestructuras como esta y de otros tramos de autovía pendientes entre Jaca y Navarra y entre Lanave y Sabiñánigo".

El delegado del Gobierno, no obstante, valoró el esfuerzo de Fomento para ejecutar esta "pequeña gran obra", como la definió. Y es que aunque el Ministerio tiene "grandes infraestructuras" en marcha con una inversión de 250 millones de euros en el caso de la A-23 (Huesca-Jaca) y de 110 en el de la A-21 (Jaca-Pamplona) "que vertebran el territorio y generan desarrollo económico", destacó que estas obras de menos calado "también son muy importantes por la calidad de vida".

Recordó que ya en su día se tomaron medidas para minimizar el peligro de este punto, acrecentado al duplicarse el volumen de tráfico en los últimos 30 años y cuadriplicarse la población de Tierz. Se prohibió adelantar, se limitó la velocidad a 70 km/h y se instalaron radares. "Pero aunque no había accidentes mortales, sí se producían golpes y sobre todo largas esperas para los vecinos que querían salir a la N-240. Y ahora ya hay una salida fluida y sobre todo segura", resaltó.

"Un gran paso para Tierz"

Palabras que corroboró el alcalde de Tierz, el socialista Jesús Alfaro, quien insistió en agradecer a Fomento la realización de esta obra "porque es un paso de gigante para nosotros y está funcionado muy bien ya que los viernes y domingos por la tarde, que eran los momentos de mayor embotellamiento, está absorbiendo muy bien el tráfico". Y es que la glorieta ya lleva varias semanas en servicio. Alfaro extendió los agradecimientos "a los vecinos que han sufrido día a día este cruce, al Ayuntamiento de Quicena –la glorieta está situada en sus terrenos– y a los que han sufrido las expropiaciones, porque se está beneficiando mucha gente".

Con todo, también dejó claro que la consecución de esta obra no frena su reivindicación de acabar la autovía. Y dejó claro, no solo como alcalde sino también como presidente de la Comarca de la Hoya de Huesca, que "hay que seguir exigiendo que llegue, y a corto plazo, porque no es la mejor imagen tener todos los tramos hechos menos este, y por la seguridad de otros pueblos como Loporzano o Quicena que también tienen cruces peligrosos".

Etiquetas
Comentarios