Despliega el menú
Huesca

Muere ahogado un hombre que intentó salvar a su perro en una balsa de Almunia de San Juan

El animal sobrevivió a su dueño, un vecino de 59 años al que los servicios médicos no pudieron reanimar. El suceso ocurrió en un depósito municipal de almacenamiento de agua.

La Almunia de San Juan se encuentra en la comarca de Cinca Medio.
La Almunia de San Juan se encuentra en la comarca de Cinca Medio.
Google

Un hombre de 59 años falleció ayer ahogado en una balsa en el municipio de Almunia de San Juan cuando intentaba socorrer a su perro. El animal pudo ser rescatado con vida, pero no así el dueño, Vicente Samitier, casado y residente en este pueblo de la comarca del Cinca Medio, a pocos kilómetros de Monzón. Casualmente, hace menos de tres meses murió otra persona en las mismas circunstancias en la provincia, en concreto en la localidad de Zaidín. 

El suceso ocurrió en torno al mediodía en una balsa del Ayuntamiento que se utiliza para el almacenamiento del agua, situada junto al Canal de Aragón y Cataluña, infraestructura de la que se hace la captación. Un vecino que estaba haciendo ‘footing’ por la zona vio el cuerpo desde lejos e inmediatamente acudió a socorrer a la víctima. Para ello tuvo que dar toda la vuelta a la instalación. Lo pudo sacar y pidió la colaboración de otras personas que estaban cerca, al tiempo que se alertaba a las equipos de emergencias.

Al lugar acudieron dos ambulancias de urgencias y, aunque los servicios médicos le hicieron maniobras de reanimación, nada se pudo hacer por salvar su vida. Según explicó el alcalde, José Ángel Solans, "han estado más de una hora intentando reanimarlo, pero no ha podido ser".

Hasta allí también se desplazó una patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, que estaba más cerca, y luego otra de Seguridad Ciudadana. Fuentes de la Comandancia indicaron que la muerte se certificó sobre la 13.45. La Policía Judicial levantó el cadáver, por delegación del juzgado de Monzón encargado del caso, a las 15.30.

Dejó en la orilla el móvil

Vicente Samitier estaba paseando por las inmediaciones  con su perro, según declararon algunas personas que lo vieron en torno al mediodía. Todo parece indicar que el animal entró en el recinto del  depósito por algún hueco del vallado, y no se sabe cómo fue a parar a la balsa. También se desconoce si el dueño se metió en el agua para intentar sacarlo o bien se precipitó accidentalmente dentro al tratar de ayudarlo. Parece más probable lo primero, ya que en la orilla dejó algunas pertenencias, como una prenda de vestir, el teléfono móvil y las gafas. Al perro lo pudieron rescatar más tarde con vida, ya que se mantenía a flote.

El fallecido no llevaba mucho tiempo en el agua, pues algunas  personas comentaron que lo acaban de ver paseando. La balsa no es muy profunda y al parecer él sabía nadar, pero según comentó el alcalde de Almunia de San Juan, en esta época el agua está muy fría y la temperatura pudo jugar en su contra. No obstante, habrá que esperar a la autopsia para aclarar las circunstancias de la muerte.

El recinto está protegido por una valla y recientemente se habían realizado trabajos de limpieza y mantenimiento. "Estamos haciendo obras y la puerta por la que ha entrado está con unas vallas", aseguró José Ángel Solans. La balsa se encuentra situada justo al lado del Canal de Aragón y Cataluña, de donde toma el agua. Sirve de depósito de almacén, ya que los ayuntamientos que usan las infraestructuras de riego están obligados a contar con una reserva de 30 días por si es necesario realizar cortes prolongados en la acequia principal.

Vicente Samitier no era natural de Almunia de San Juan pero  cuando hace unos años se casó con una vecina de este pueblo fijó su residencia en él. El suceso ha causado una profunda conmoción en esta localidad de solo 700 habitantes.

Etiquetas
Comentarios