Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Siete personas han muerto ahogadas este año en Aragón

El último caso es el de un niño de 10 años que falleció tras ser rescatado de la piscina de Híjar.

Imagen del rescate del montañero fallecido en Benasque, que se ahogó tras caer al río por un agujero de nieve.
Imagen del rescate del montañero fallecido en Benasque, que se ahogó tras caer al río por un agujero de nieve.
Guardia Civil

Tras el fatídico fallecimiento de un niño de 10 años tras ahogarse en la piscina de Híjar ya son siete las personas que han muerto en Aragón por ahogamiento. El menor, que estaba buceando junto a otros amigos, fue rescatado al comprobar que llevaba excesivo tiempo sin salir a la superficie. El personal sanitario trabajó durante una hora para estabilizar al chico antes de volar con él a la capital aragonesa, donde falleció este domingo.

Según el informe de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, hasta el 30 de junio habían fallecido un total de seis personas en piscinas o embalses aragoneses. El primer caso se produjo en febrero, un hombre de 59 se ahogó al caer a una balsa en el municipio de Almunia de San Juan cuando intentaba socorrer a su perro. 

Unos meses después, en abril, el montañero Álvaro Garcés Padial, un vecino de Barbastro de solo 25 años, falleció ahogado al quedar atrapado en el sifón de un barranco del término municipal de Bielsa, del que no pudo salir.

En mayo, un montañero madrileño de 36 años que practicaba ‘snowboard’ a más de 2.000 metros de altitud se ahogó al caerse al barranco que pasaba por debajo. La víctima descendía del macizo de las Maladetas, en Benasque, uno de los pocos lugares en los que todavía se podía esquiar en esa época del año. Un día antes, un vecino de Caspe, había caído al agua, donde falleció. Este hombre salió ileso del accidente de tráfico que acababa de sufrir pero desafortunadamente, al bajarse de su coche, cayó al agua. Fue encontrado horas después en el cauce del canal de Civán.

En junio dos personas más fallecieron por esta causa. Una de ellas fue un vecino de Santurce (Vizcaya), que murió mientras practicaba ‘paddle surf’ o surf de remo. La víctima bajaba por el río haciendo una ruta desde el puente de Oliván hasta Sabiñánigo junto a otras personas, cuando de repente le perdieron de vista. A finales de mes, la Guardia Civil localizó el cuerpo sin vida de un hombre de 78 años en el embalse Gallipuén, situado entre Alcorisa y Berge.

Por suerte, en otros casos el desenlace es positivo. Hace menos de un mes, una joven de 15 años fue rescatada con signos de ahogamiento en la piscina municipal de La Granja (San José). La menor tuvo que ser trasladada a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Miguel Servet de Zaragoza con pronóstico grave; pero en los días posteriores su evolución fue favorable. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión