Despliega el menú
Huesca

La zona norte de la Ribagorza se queda sin el apoyo de los voluntarios para las emergencias

Una agrupación se niega a colaborar con los bomberos en incendios y accidentes por la falta de respuesta de la Comarca a sus peticiones de recibir más formación.

Imagen de archivo de los bomberos del parque de Villanova durante un incendio en Bisaurri.
La zona norte de la Ribagorza se queda sin el apoyo de los voluntarios para las emergencias
A. G.

Mientras continúa el bloqueo institucional de la prometida mejora de los servicios de bomberos de Huesca por las disputas legales que mantienen la Diputación Provincial y el Gobierno de Aragón sobre la competencia, siguen surgiendo nuevas espitas. La última afecta a la zona norte de la Ribagorza ya que el parque de Villanova, que cubre las zonas de Benasque y Castejón de Sos, se ha quedado sin el apoyo de bomberos voluntarios para atender posibles emergencias. Estas están siendo cubiertas ahora únicamente por los dos profesionales en plantilla, apoyados en ocasiones por los parques de Graus y Benabarre, donde hay un total de ocho bomberos.

La Agrupaciones del Alto Ésera y del Valle de Benasque han dejado de colaborar. En unos casos se debe a un plante por parte de los voluntarios, que han decidido no atender más llamadas para ayudar en incendios o accidentes de tráfico por la falta de respuesta a sus peticiones, sobre todo la de recibir formación, y en otros porque los propios profesionales se niegan a activarles.

Josan Hidalgo, presidente de la Agrupación del Valle de Benasque, explica que llevan muchos años intentando que la Comarca "reconozca" su trabajo "no ya económicamente, porque no se puede pagar, pero sí recibiendo formación para poder actuar en los incendios y accidentes de tráfico con una cierta seguridad ya que muchas veces somos los que primero intervenimos", dice.

Hasta ahora sus reivindicaciones no han tenido respuesta por lo que han decidido dedicarse únicamente a realizar labores de Protección Civil. "Si hay un incendio, por ejemplo, solo podrán contar con nosotros para señalizar la zona, pero no vamos a entrar en una vivienda ni como primeros ni como segundos intervinieres. Y lo mismo ocurrirá con los accidentes de tráfico", aseguró. Además, advirtió de la pérdida de calidad del servicio y del riesgo para los propios profesionales. "Cada vez que van se la juegan porque si en un incendio tiene que haber dos profesionales dentro, otros dos fuera preparados con un equipo de respiración autónoma por si ocurre algo y tienen que entrar a socorrerlos, más el que está en la bomba, en el parque de Villanova solo hay dos profesionales".

Mientras, Chema Barrera, presidente de la Agrupación del Alto Ésera, afirma que en su caso los bomberos ya no les activan para emergencias argumentando que todos los servicios tienen que ser cubiertos por profesionales. Por ello también se limitarán a funciones de Protección Civil.

Para dar marcha atrás a esta decisión, Josan Hidalgo dejó claro que "haría falta un compromiso claro por parte de la Comarca de la Ribagorza y que el personal del parque también estuviera de acuerdo porque ellos están luchando para que haya una plantilla de gente profesional".

La Asociación de Bomberos Profesionales de Aragón considera que la decisión de las agrupaciones "es un ejemplo de responsabilidad" y pide acabar con la gestión de los servicios especiales y de prevención y extinción por las comarcas, "que desarrollan una competencia impropia de forma ineficaz y sin recursos materiales ni económicos". A su juicio, la solución es "clara" recordando que la Ley del Fuego "exige un mínimo de 4 bomberos en parques secundarios y 6 en los principales".

Lourdes Pena, presidenta de la Ribagorza, explicó que pese al esfuerzo que se ha hecho para mejorar el servicio desde que se creó la Comarca, pasando de una plantilla de tres a diez bomberos profesionales entre los tres parques de Villanova, Graus y Benabarre, "siempre nos hemos apoyado en voluntarios y seguimos contando con ellos porque apostamos por un servicio mixto ya que los medios de los que disponemos dan para lo que dan".

No obstante, reconoció que "hay algún problema que hay que acabar de pulir a la hora de las activaciones ya que antes salían los profesionales acompañados de dos voluntarios y es cierto que ahora hay veces que no se les llama". No obstante, confía en poder "reconducir" la situación. Con todo, Lourdes Pena también hizo hincapié en que "no se puede generar alarma porque hasta ahora se ha atendido todo".

La presidenta de la Ribagorza aprovechó para demandar celeridad a las instituciones para poner en marcha la nueva organización de bomberos que contempla la Ley del Fuego. "Me parece muy bien que se tengan que cumplir unas dotaciones y unos tiempos de respuesta, pero si nos dan la financiación porque la Comarca no la tiene", remarcó Pena, quien cree que la solución pasa por "sentarnos el Gobierno de Aragón, la Diputación Provincial y las Comarcas para dar la vuelta definitiva a este problema".

Etiquetas
Comentarios