Despliega el menú
Huesca

Un hotel que piensa y respira

El hotel de Binéfar ultima su apertura. En la imagen, su directora, Almudena Anadón
Un hotel que piensa y respira
Concha Silván

El hotel Ciudad de Binéfar, que espera abrir sus puertas en el primer trimestre de 2017, es un firme candidato a los premios Re Think Hotel, que se entregarán en la próxima edición de Fitur, por su especial construcción que lo hace muy eficiente energéticamente y totalmente domótico. De momento, forma parte de los diez seleccionados para la final, pero habrá que esperar al 18 de enero próximo para despejar la incógnita.

Mientras tanto, decenas de obreros de todos los gremios trabajan afanosamente para ir dando los últimos toques a este gran edificio que se alza en el centro urbano y que incorpora las más vanguardistas técnicas para hacerlo confortable y, sobre todo, cómodo para los usuarios. La más interesante es la aplicación del principio de la aerotermia para climatizar el establecimiento en su conjunto. Se trata de un sistema para extraer energía de la temperatura del aire, lo que la hace limpia y económica tanto para calefacción como para refrigeración y muy eficiente desde el punto de vista energético, motivo por el que ha concurrido a este concurso, según cuenta la directora, Almudena Anadón.

Todas las fachadas exteriores  tienen una cámara de aire entre el hormigón y la capa aislante, de modo que deja circular el aire. Esta circulación es lo que aprovecha el sistema, muy novedoso, para mantener estable la temperatura interior. A esto hay que añadir toda una serie de características internas que colaboran en la eficiencia energética, como la aplicación de la domótica en la iluminación de zonas comunes –como pasillos- con luces led que se activan al detectar movimiento. Igual ocurre en las habitaciones, donde no hace falta tarjeta para activar el sistema eléctrico y en las que el minibar apaga el motor para no molestar al cliente, que entrará en una estancia prácticamente insonorizada.

Los detalles se cuidan al máximo porque en las estancias adaptadas para discapacitados los apoyos en los baños son extraíbles (no molestan si no se necesitan), o en las duchas tipo lluvia se han puesto las llaves en la zona opuesta a la caída del agua. Para el ahorro de agua, los urinarios de los hombres están fabricados de un material cerámico que no precisa agua después de su utilización, ya que incorporan un sistema de membranas que se abren con el contacto de un líquido y se cierran al no detectarlo, evitando olores. Por no hablar de los ascensores, cinco, de los cuales dos son ultrarrápidos.

En definitiva, un edificio con respiración propia, por decirlo de algún modo, y que "piensa" para que los clientes se sientan a gusto en sus 20 habitaciones, 6 apartamentos –o de larga estancia, como dice la directora-, salón de eventos, cafetería, restaurante o terraza. Además de dos plantas para 130 aparcamientos y más de 1.100 m2 de zona comercial.

Etiquetas
Comentarios