Despliega el menú
Huesca

Pequeños guardianes de ciervos

La Ciudadela impulsa un plan para que niños y turistas interactúen con los animales y evitar las conductas incívicas.

Hay ciervos en el foso de la Ciudadela desde 1974 en estado de semilibertad
Pequeños guardianes de ciervos
Laura Zamboraín

Ciudadela, Oroel y Peter son los nombres de tres cervatillos de apenas cinco meses que protagonizarán desde el próximo mes de febrero el programa de educación ambiental Ecociudadela, una iniciativa conjunta de la Ciudadela de Jaca y la asociación Ascela de Huesca, especializada en terapias asistidas con animales. Este proyecto permitirá a escolares y público en general interactuar con los 24 ciervos de la fortaleza militar y vivir una experiencia única.

Esta iniciativa nace a raíz de que en los últimos tiempos el entorno de la Ciudadela y el foso donde viven estos animales son objeto de acciones poco cívicas causadas por determinadas personas que abandonan basuras, plásticos, vidrios y otros objetos que son dañinos para los ciervos. Cabe recordar la muerte del macho Manolo a causa de la ingesta de plásticos hace ahora un año o la de una hembra hace unos meses, en cuyo estómago también se encontraron estos residuos.

Por ello se pretende fomentar la conservación del entorno, creando un vínculo entre participantes, animales y el propio entorno. El objetivo es crear defensores de la naturaleza evitando todo tipo de acciones incívicas. Para conseguirlo, los participantes podrán interactuar con los ciervos, darles de comer y observarlos en primera línea, gracias a las visitas que se organizarán al foso y que se completarán con talleres de educación ambiental. En un principio se invitará a los colegios, porque el proyecto está destinado a niños de entre 3 y 15 años, pero posteriormente se ampliará a familias que quieran completar su visita a la Ciudadela con esta iniciativa.

Los ciervos viven en semilibertad desde 1974, año en el que se cedieron un macho y dos hembras desde una reserva de Madrid. Está establecido como un núcleo zoológico, con un cupo, por ello, los excedentes se ofrecen a diferentes reservas naturales del país. Este año nacieron cinco ciervos, dos de los cuales murieron, porque siempre hay alguna baja por diversos motivos, pero los otros tres se trasladaron a la asociación Ascela, donde se ha estado trabajando con ellos para que comiencen a tener vínculos con las personas.

Etiquetas
Comentarios