Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Juan Guardiola: “Si el público no viene al CDAN, saldremos a buscarlo”

?El próximo director del museo oscense apuesta por recuperar las instalaciones en la naturaleza y superar la visión del paisaje con análisis económicos y sociales.

-El edificio de Moneo, el Pirineo... ¿Qué le ha inspirado?

-Huesca es una tierra con una gran diversidad natural, pero no nos podemos olvidar el legado cultural. La naturaleza como cruce de caminos y crisol de culturas. Esta doble inspiración es la que ha guiado mi proyecto.

-Se titula ‘Naturaleza plural’. ¿Qué cabe ahí?

-Primero, vamos a reflexionar sobre qué significa naturaleza. Según la RAE, es aquel principio generador de plenitud y armonía del ser con su hábitat. Partiendo de ahí, pretendo pensar en la naturaleza más allá de su versión paisajística, en su dimensión económica, histórica, social... Son las múltiples naturalezas que van a formar el proyecto del CDAN.

-¿Son territorios inexplorados?

-Otro de los ejes es repensar el CDAN y volver a sus orígenes. Cuando se crea tiene una línea de trabajo muy acertada que hace de la naturaleza el eje vertebrador y se centra en la creación, la investigación y la divulgación. Creo ese objetivo se ha desdibujado en los últimos años.

-¿Y cómo se hará esa vuelta?

-El CDAN iba parejo al proyecto de la instalación de piezas en el paisaje público. Cuando se creó yo trabajaba en Casa Asia y colaboramos con la exposición de la artista chilena Magdalena Correo. Conocí esa primera parte y había una razón de ser del museo, que se constituyó en un referente nacional e internacional.

-¿Le gustaría volver a dejar esa huella en el paisaje?

-Una de las propuestas es la recuperación de esta línea de trabajo, aunque soy consciente de la escasez de presupuesto y, con el actual, es inviable. Por ello, tendríamos que buscar fondos de la Unión Europea y asociarnos con la región limítrofe francesa. Creo que es importante no solo a nivel artístico sino económico, porque esta ruta conlleva un turismo potencial, ya que la provincia recibe a muchos visitantes a los que hay que darles más opciones que el deporte. Las intervenciones lo pueden situar a nivel internacional como un referente. No estamos hablando de un centro que acoge actividades sino que genera arte en la naturaleza.

-¿Suma o resta dedicarse a algo específico?

-Por mi trabajo en el Artium, en el Macba... he trabajado en todo tipo de temáticas. Si no creyera en esto, hubiera hecho un proyecto que se apartara, pero creo que el arte y la naturaleza lo hace único. Hay que pensar que el CDAN no puede competir con el Reina Sofía o el Guggenheim. Hay que buscarle una red de trabajo distinta, y esa red existe, para compartir experiencias y conocimiento.

-¿Y se puede con 274.000 euros de presupuesto?

-No, en realidad para actividades serán 100.000 (el resto gastos). La precariedad se ha instalado en el campo de las artes, por lo que creo que hay que pensar nuevas maneras con la propia colección. Hay que incentivar otros medios como préstamos, depósitos... El CDAN es un centro cerrado en sí mismo pero tiene que trabajar en red, producir y entrar en itinerancias con otras instituciones. Es el momento de trabajar en red, hay otras maneras no solo basadas en la economía.

-La Fundación Beulas quiere buscar patrocinios. ¿Corresponderá al director?

-No conozco todas las funciones porque acabo de ser seleccionado y tampoco el equipo que hay o que se puede crear, pero una de las atribuciones de un director de un centro de arte es la búsqueda de fondos, que no tienen por qué ser solo económicos. De todos modos, vamos a ser muy activos en la búsqueda de ayudas europeas y hay más entidades en España susceptibles de apoyar.

-Pues cuando llegue estará solo con un operario de mantenimiento.

-Entiendo que la voluntad del Gobierno de Aragón, de la Diputación y de la Fundación Beulas es cambiar este panorama. Inicialmente existía un equipo que se desmanteló y uno de mis objetivos es crear uno. Un centro de arte no se puede mantener con una sola persona. Ocho o diez son suficientes para levantar un proyecto internacional pero tiene que haber la voluntad política y que los ciudadanos apoyen. Si no, no tiene razón de ser.

-¿Y qué se puede hacer con poco público?

-La primera cuestión me preocupa, pero la segunda me alarma. El público va a ser una de las líneas prioritarias. Si el público no viene al CDAN, saldremos a buscarlo. Nosotros vamos a ir a la búsqueda de esa audiencia con programas educativos innovadores u organizando actividades fuera de nuestro espacio físico.

-¿Le da pánico el espacio vacío?

-No, no, me he enfrentado a museos muy grandes.

-¿Los escolares son el recurso para llenar los museos?

-No hablo de una visita guiada. Queremos ir a más públicos como presos, discapacitados... y crear un consejo de participación social para detectar cuáles son los intereses de la ciudadanía.

-¿Qué quiere conseguir en los seis años que tiene por delante?

-Poner al museo en una situación donde pueda crecer.

-¿Por dónde va a empezar cuando llegue en un mes? ¿Qué es lo primero que se podrá ver?

-Tengo claro por dónde pero es mejor no decirlo. Va a estar muy alejado de lo que han sido los últimos años. Va a ser un tema de plena actualidad sobre el que es necesario reflexionar y actuar.

-Estudió el colonialismo en Filipinas. ¿De refugiados?

-(Se ríe). Se ha acercado, pero vamos a dejarlo ahí. En el futuro haremos el paisaje colonial.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión