Despliega el menú
Huesca

Gastronomía

Calabazas y boniatos.... y otras veganas tentaciones

La cita mensual contó con una degustación de productos derivados.

Mercado agroecológico de Huesca
Mercado agroecológico de Huesca
R. C.

Empanadicos de calabaza y empanadillas de boniato fueron el principal reclamo de la edición que este jueves celebró el tradicional mercado agroecológico de Huesca. Los que se acercaron a la plaza Concepción Arenal en busca de productos de la huerta pudieron disfrutar de una degustación organizada por Ceder-Monegros, en su objetivo de promover los productos elaborados en su territorio.

Todo lo que se pudo probar estaba elaborados por la panadería Ecomonegros, que se ubica en Leciñena, y que prepara todos sus productos a base de materia prima propia o que, en el caso de la calabaza y el boniato, adquiere a la cooperativa La Sazón, que agrupa a ocho productores de toda la provincia.

“Nuestros empanadicos están hechos con productos totalmente ecológicos, desde la calabaza a los frutos secos. Además de la harina de trigo Aragón 03 que es la estrella de toda nuestra elaboración, ya que es una variedad que hemos recuperado nosotros, que cultivamos y que incluso vendemos a panaderías”, explicaba Daniel Marcén, propietario de Ecomonegros junto a su hija Laura. Es tal el éxito de esta variedad que hasta envían regularmente a un panadero de Sevilla.

Con la cuidada elaboración por bandera, el producto estrella de esta panadería se han convertido unas pastas que ellos mismos han bautizado como Galanicas. “Están preparadas para veganos, es decir no contienen ningún tipo de alérgeno. Podría parecer que tienen que ser muy sosas, pero no, y se están vendiendo muy bien”, comentaba Laura Marcén. Las Galanicas compartían vitrina en su puesto del mercado con dobladillos de canela, varios tipos de pan, pastas de anís o magdalenas de varios sabores, además de la famosa harina en sacos de un kilogramo. “Cada vez es más la gente que prefiere elaborar sus propios productos en casa, incluido el pan”, argumentaba Daniel Marcén.

A su lado, en uno de los puestos más concurridos del mercado, Nicolás Abadías vendía todo tipo de hortalizas producidas desde la cooperativa La Sazón, de la que forma parte, y que surte de calabazas a Ecomonegros, ya que sus productos reciben la categoría de ecológicos. “Somos agricultores de toda la provincia, pero en el caso de las calabazas y boniatos, son todos de Monegros”, explicaba el joven agricultor a la vez que enumera con entusiasmo los diferentes tipos de este vegetal y las particularidades de cada uno, destacando el gran tamaño de algunos ejemplares.

Además de en la zona dedicada a la degustación, el mercado contó con la calabaza como protagonista en todos los ‘stands’, ya que esta entrega se dedicó a Halloween, y todo se ambientó con diferentes motivos elaborados en los talleres de Arcadia y Atades y en el Instituto Montearagón.

Etiquetas
Comentarios