Despliega el menú
Huesca

Fallece el obispo de Lérida que inició el litigio de los bienes

Ramón Malla murió el viernes a los 91 años.
El obispo de Barbastro y varios sacerdotes asistirán al funeral que se celebrará mañana.

El obispo emérito de la diócesis de Lérida, Ramón Malla Call, falleció el viernes a los 91 años tras haber ejercido uno de los mandatos más largos de la historia del obispado catalán. Además, es conocido por ser el prelado que inició el conflicto de los bienes religiosos propiedad de las parroquias de la dióceses de Barbastro-Monzón.

Malla nació en la Seo de Urgel en 1922 y cursó estudios eclesiásticos en su pueblo natal y en Barcelona, tras lo que se licenció en Teología en la Universidad Pontifica de Salamanca, así como en Derecho Canónico en la Universidad Gregoriana de Roma. Fue obispo de Lérida durante 31 años, entre 1968 y 1999, y después pasó a ser obispo emérito, ocupando diversos cargos en la Conferencia Episcopal Tarraconense y la Conferencia Episcopal Española.

El obispo Malla coincidió en este tiempo con el prelado vasco de la diócesis de Barbastro, Ambrosio Echebarría, en el momento de la reorganización de los límites diocesanos conforme a la demarcación política de las provincias civiles. La última modificación que ha experimentado la diócesis de Barbastro tuvo lugar en 1995. En ella, se segregaron de Lérida más de un centenar de parroquias de la zona oriental de la provincia para incorporarse a la altoaragonesa, que a partir de entonces se denominaría Obispado de Barbastro-Monzón.

Comenzaba entonces el litigio por los 112 bienes artísticos que pertenecen a esas parroquias, pero que se encuentran retenidas en el Museo Diocesano y Comarcal de Lérida, que también impulsó Malla. Un largo proceso judicial que continúa a pesar de que todas las sentencias de los tribunales de la Iglesia y civiles han dado la razón a la diócesis altoaragonesa.

De hecho, el obispo Malla admitió en el año 1997 que estas obras de arte religioso únicamente «deben considerarse en depósito» en Lérida, como décadas atrás, el obispo Messeguer reconoció en documentos que no hubo compraventa de estas piezas.

Precisamente por este litigio por el arte sacro la jubilación de Malla se retrasó, al igual que la de su homólogo en Barbastro, Ambrosio Echebarría. A este último le sucedió en 1999 Juan José Omella; y a Malla, Francesc Xavier Ciuraneta en las mismas fechas. Este renunció en 2007 por motivos de salud y el entonces obispo de Tortosa, Xavier Salinas, fue nombrado administrador apostólico hasta que se designó prelado de Lérida a Piris, que asumió el cargo en 2008. Por su parte, a Omella le sucedió como administrador apostólico el vicario general Pedro Escartín hasta que el Vaticano nombró al actual, monseñor Alfonso Milián.

Al respecto del litigio y sobre la figura del fallecido Ramón Malla, el alcalde de Lérida, Ángel Ros, le definía en un comunicado como «un hombre bondadoso y sencillo», y recordaba «el momento difícil que vivió con la segregación de las parroquias de la Franja».

En este sentido, desde la Diócesis de Barbastro-Monzón declinaron ayer hacer ningún comentario y simplemente confirmaron la presencia del obispo Alfonso Milián y varios sacerdotes altoaragoneses en la misa en su nombre que tendrá lugar mañana, día 21, a las 11.00 en la catedral de Lérida.

Etiquetas