Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

BIENES ECLESIÁSTICOS

Forofos (y algún político) en la sala de vistas

.

Hubo aplausos, abucheos y protestas. Pero no era un partido de fútbol, sino la vista oral del juicio por la propiedad de los bienes sacros que reclama Barbastro-Monzón y que retiene Lérida. Y por ello, la juez tuvo que advertir hasta en dos ocasiones al público de que tendría que "expulsar a todos" si no deponían su irrespetuosa actitud.

Además de una veintena de periodistas y más de una docena de reporteros gráficos, alrededor de medio centenar de personas siguieron las declaraciones. Casi llenaron la sala de la Audiencia de Lérida, donde se celebró la vista. La mayoría eran miembros del colectivo demandante, los Amics del Museu de Lleida, aunque también acudieron representantes de otras asociaciones de la ciudad que les apoyan. Además, había varios trabajadores del Diocesano, con su directora, Montse Maciá, a la cabeza. La clase política estuvo representada por el presidente y el vicepresidente de la Diputación de Lérida, Jaume Gilabert y Gabriel Pena, respectivamente. Gilabert justificó su presencia porque "somos parte interesada y hemos aportado documentos importantes". No hubo eso sí, público aragonés.

El blanco permanente de las críticas fue el abogado de Barbastro, Hipólito Gómez de las Roces. Las primeras muestras de desaprobación surgieron durante su interrogatorio al vicario judicial de Lérida, Antoni Agelet, cuando el letrado rebatió que "se ha demostrado que la propiedad no era suya", aunque se desdijo. Fue Agelet quien se llevó la ovación de la mañana, al preguntarle De las Roces si hay obispos reticentes a Roma y decir: "Los nuestros no; el resto, no sé".

Los abucheos contra el letrado aragonés arreciaron en otros momentos, como cuando aseguró que en 2008 el administrador apostólico Joan Piris, "intimidado desde la Generalitat, no se atrevió a obedecer" al Vaticano.

Pero también hubo risas, por ejemplo, cuando Tarragona, al preguntarle la juez si como testigo tenía interés en la causa, exclamó: "¡Mucho, quiero que los bienes se queden aquí!".

Y todo ello, en el Día Internacional de los Museos, como se encargó de recordar el abogado de los Amics, Francesc Sapena.

Etiquetas