Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

MARCELINO IGLESIAS, número tres del Psoe

"No estaba cansado, necesitaba un cambio de sitio, de responsabilidad"

El líder de los socialistas aragoneses fue elegido ayer número tres del partido, posición desde la que asegura que luchará por su Comunidad.

Iglesias, tras la reunión del Comité Federal que lo eligió como secretario de Organización, junto al sillón que ocupará a partir de ahora.
"No estaba cansado, necesitaba un cambio de sitio, de responsabilidad"
E. CIDONCHA

¿Cómo se gestó su nombramiento? Cuando usted dijo en 2008 que se iba, ¿era este su plan?

No. Cualquier persona sensata no tiene entre sus planes ser secretario de organización de un partido. Es un encargo que me ha hecho el secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero, y que evidentemente asumo. Y lo hago con ganas e ilusión, pero no era una meta política que me hubiera planteado.

¿Se ve con fuerzas?

Sí, porque mi actitud no era de estar cansado. Lo que necesitaba era un cambio. No descansar, porque no tengo ganas de descansar, sí de seguir peleando y trabajando. Lo que necesitaba era un cambio de sitio, de responsabilidad.

Su estilo es muy diferente al de sus dos antecesores, José Blanco y Leire Pajín. ¿Va a mantener el tono que usa en Aragón o veremos a un nuevo Iglesias?

Mantendré mi tono. Precisamente por eso me han encargado esto. Mi personalidad es integradora, dialogante, pretende que todos puedan trabajar con comodidad y a la vez manteniendo un nivel de exigencia. Hay que integrar a toda la gente que es capaz de hacer un trabajo político.

¿Se entrevistará con todos los ministros? ¿Les orientará en su tarea?

Iré hablando con todos. Quiero que sientan la sede del partido y aprovechen toda su potencia. Y no voy a orientarlos, lo que busco es a que utilicen el partido para defender sus políticas.

Será consciente de que Ferraz es muy complicado.

Ferraz es una complicación. Es un sitio muy complejo, es el núcleo de la toma de decisiones del primer partido de España. Es un hervidero de todo, y por tanto una olla de presiones. Y soy bien consciente de la complejidad de administrar esa olla de presiones. Voy a aplicar la fórmula que apliqué en el PSOE-Aragón, que también hemos tenido nuestros momentos difíciles y siempre los hemos solucionado.

¿Exportará entonces el modelo que ha aplicado en la Comunidad?

Sí. Es escuchar a la gente antes de tomar decisiones y después explicar bien las decisiones que se toman. Creo en escuchar y dialogar.

¿Qué temas le esperan ahora?

Hay temas muy complejos. Estamos en vísperas de elecciones en Cataluña, luego autonómicas y municipales, y acabamos de afrontar un cambio de Gobierno y en la secretaría de organización, que en este partido es muy importante.

¿Le culparán a usted de lo de Cataluña?

No, pero quiero hacer un pronóstico. Tendremos mucho mejor resultado que el que hemos visto en las encuestas. Este cambio beneficia de una manera directa a Cataluña. Es nuestro próximo reto y vamos a mejorar lo que dicen las encuestas.

¿Teme una debacle en las municipales y autonómicas?

Está todo por hacer. Las encuestas se han hecho en el momento de los ajustes y a nadie le gustan los ajustes. Tampoco a quien los hace. Y en el momento de la huelga general... Y todos los gobiernos del mundo occidental están pasando por momentos de mucha dificultad. La gente se va a sorprender con la capacidad de reacción que tiene Zapatero.

¿Se ve toreando aquí con todos los barones regionales?

Les conozco muy bien, hablamos un lenguaje muy parecido y tenemos problemas similares. Me podré entender muy bien con ellos.

¿Se puede interpretar su elección con que los barones ganan otra vez peso, que se vuelve al sistema tradicional?

No creo que sea una vuelta a un sistema. Toda la reforma planteada por Zapatero va consecuencia de unos acuerdos políticos que suponen estabilidad parlamentaria, presupuesto y cambio de gobierno. Empezamos un tiempo nuevo, con el motor a tope. No es un problema de peso de los barones. Tienen ya un gran peso.

¿Entre sus responsabilidades están las listas electorales?

Sí, presidiré la comisión de listas.

¿Y la estrategia electoral?

No, todo lo relacionado con las elecciones será responsabilidad de José Blanco.

¿Qué tal su relación con él? ¿No han tenido problemas en el reparto competencial?

Con él muy bien. Y no ha habido ningún problema. Además, las competencias de cada uno las marcan los estatutos.

En las entrevistas con los ministros, dedicará unos minutos a hablar de Aragón...

Por supuesto. Tener una presencia aquí con responsabilidades nacionales es muy bueno para Aragón. Evidentemente no me voy a olvidar de Aragón. Esta nueva responsabilidad me permite una interlocución mucho más fluida con todos.

Entonces, por ejemplo, si se reúne con Manuel Chaves, ¿le dirá que arregle el problema de la comisión bilateral y el desarrollo del Estatuto, como reclama José Ángel Biel?

Ya he hablado de ese tema. Lógicamente siempre hay cuestiones que resolver, y sobre todo en un momento de desarrollo del Estatuto. Creo que mi nueva responsabilidad me facilitará resolver algunos problemas. Sin duda mi nombramiento ayudará a desatascar asuntos pendientes.

Si es como dice, Biel estará encantado con su nombramiento.

Él siempre ha reclamado que Aragón tenga más peso en Madrid.

¿Qué le dijo cuando se enteró?

Le sorprendió que no hubiésemos hablado antes. Pero igual que a todos, incluida mi mujer. Pero estoy convencido de que capta que es bueno para Aragón.

¿Cuando su socio en la DGA critique de nuevo al Gobierno central se sentirá atacado?

Si critica al PSOE, sí me sentiré; si critica al Gobierno... el PAR es un partido diferente y está en el orden de las cosas que critique al Gobierno central.

Si cuando se reunió con Zapatero ni se imaginaba este cargo, ¿qué esperaba que le propusiese? ¿ministro?

No estaba en la puja por ser ministro. Mi objetivo era pasar del primer al segundo nivel.

Etiquetas