migracion 

Un hotel de Cariñena cerrado servirá para acoger a 120 inmigrantes subsaharianos

Se suman a los 400 acogidos en varias localidades de Aragón a lo largo de este año.    

Vista de la puerta del Hotel del Vino en Cariñena de esta mañana.
Vista de la puerta del Hotel del Vino en Cariñena
Heraldo

La organización Cruz Roja está preparando un hotel de Cariñena cerrado desde la pandemia para acoger en los próximos días a un grupo de unos 120 inmigrantes subsaharianos que llegaron a Canarias hace unas semanas a bordo de barcas. Su llegada se sumará a otros alrededor de 400 migrantes que han sido repartidos a lo largo del año por distintas localidades de Aragón.

En principio, está previsto que los inmigrantes lleguen a la citada  localidad zaragozana el próximo 5 de junio, que es la fecha prevista de la apertura. Esta semana, varios miembros de Cruz Roja acudirán al Ayuntamiento de Cariñena para explicar al alcalde Sergio Ortiz y a los concejales cómo se va a gestionar esta iniciativa.

Ana Belén Vélez, directora de Migración de Cruz Roja en Zaragoza, explica a HERALDO que esta iniciativa es la consecuencia del turismo veraniego en Canarias y sus hoteles que acogían a los subsaharianos en los últimos meses necesitan ese espacio para los turistas habituales. "No son gente nueva que cruce el charco a España sino una recolocación de los que había en Canarias que por varias circunstancias cambian su destino a la Península", relata.   

El Hotel del Vino está situada en la carretera 330, a la salida de Cariñena y rumbo a Paniza.
El Hotel del Vino está situada en la carretera 330, a la salida de Cariñena en dirección a Paniza.
Heraldo

"La procedencia de ellos es subsahariana principalmente. Será un centro de emergencias y vamos a realizar otras iniciativas similares en lugares que tenemos en Zaragoza (en las zonas de San José y en Torrero, que acogen a unos 80 inmigrantes subsaharianos o del norte de África)", detalla la responsable de Cruz Roja. "Les damos cobertura de necesidades básicas; hay atención psicológica y jurídica; y realizaremos actividades con ellos de ocio".     

El lugar donde van a acogerlos es la sede del conocido Hotel del Vino, situado a las afueras de la localidad, en la carretera 330, entre Cariñena y Paniza. Antes de su cierre en la pandemia de covid-19, ofrecía 11  amplias habitaciones y solía recibir a los visitantes del enoturismo, entre españoles y europeos. Pero el efecto de la llegada de la pandemia en marzo de 2020, que provocó el Estado de alarma, causó el cierre de este establecimiento que no ha reabierto sus puertas desde entonces.

Vista desde el Hotel del Vino en Cariñena.
Vista desde el Hotel del Vino en Cariñena.
Heraldo

Los vecinos de la localidad han podido ver en los últimos días que se está limpiando el centro hostelero para poder acoger a los migrantes en buenas condiciones. El hotel era utilizado por la cooperativa que une a los vinateros desde Cariñena a Paniza con sus celebraciones de enoturismo o bien para los turistas que suelen visitar la laguna Gallocanta, pero lleva cerrado los últimos cuatro años, según fuentes municipales.

Trabajadores sociales, educadores y monitores

La puesta en marcha de esta iniciativa que dirige el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migración moviliza también la contratación por la Cruz Roja de tres trabajadores sociales, dos educadores y doce monitores para el servicio psicosocial "al cien por cien" para los inmigrantes subsaharianos. 

"El Ministerio nos ha asignado el hotel (a la Cruz Roja) después de que ellos hayan mantenido las negociaciones con el propietario", relata Ana Belén Vélez. "La mayoría del equipo que vamos a tener allí van a ser gente de Cariñena, que vamos a entrevistar desde mañana. Llevaremos un psicólogo, un abogado y un referente de español".    

Esta iniciativa corre a cargo en la Comunidad de Aragón de organizaciones como Accem, Cruz Roja, Cepeim, Apip-Acam, YMCA e hijas de la Caridad, que gestionan centros y pisos con el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migración.

A mediados del pasado mes de abril, había más de 400 plazas activadas en Aragón en lugares como Sabiñánigo (el albergue Pirenarium) y Quicena, en la provincia de Huesca, en Tarazona (Zaragoza) y en Cella y Albarracín, en la provincia de Teruel. Aun así, la cantidad de los inmigrantes subsaharianos es “muy variable, porque vienen y se van”, según fuentes oficiales.

Lo habitual es que estos suhsaharianos no se queden en el centro de manera permanente, sino que entran y salen del albergue u hotel donde están hospedados.

Fuentes de Cruz Roja señalaron que estos migrantes pertenecen al grupo de “los humanitarios”, es decir los inmigrantes que carecen de documentos y llegan de manera irregular a España. Estos son muy distintos de los refugiados procedentes de Ucrania y les ofrecen "protección internacional temporal". Huyeron de la invasión de Rusia hacen dos años y fueron acogidos en otra iniciativa que gestionan en Ejea de los Caballeros, la capital de los Cinco Villas.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión