Aragón
Suscríbete

El centro de cría de 'Margaritifera' de Aragón completa su ciclo reproductivo en cautividad por primera vez

Se trata de un hito histórico que supone un gran avance para la conservación de la especie, declarada en situación crítica en España.

Juvenil de 'Margaritona' de 6 años nacido y criado en cautividad en Aragón
Juvenil de 'Margaritona' de 6 años nacido y criado en cautividad en Aragón
DGA

El centro de cría del Gobierno de Aragón de la 'Margaritona' (Margaritifera auricularia) ha logrado completar en cautividad el ciclo reproductivo de esta especie por primera vez, algo inédito en conservación de náyades, tras comprobar que algunos juveniles ya empiezan a liberar larvas.

Un logro que ha valorado este sábado la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón al ser "una puerta a la esperanza para una especie en peligro crítico de extinción".

El centro que la DGA mantiene en La Alfranca desde 2011 desarrolla el Plan de recuperación de Margaritifera auricularia con todo el proceso reproductivo de la especie.

En el primer paso consiste en el traslado de ejemplares adultos procedentes del medio natural a la espera de que liberen las larvas y, posteriormente, se ponen en contacto con los peces hospedadores para que, alojadas en sus branquias, puedan sufrir la metamorfosis que las llevará a ser diminutos juveniles.

Alrededor de cinco semanas más tarde, los juveniles ya transformados en pequeñas almejas se liberan del pez hospedador para comenzar su vida en el intersticio del sustrato del río.

Estos juveniles se recogen en el centro de cría en cautividad y se derivan a diversos destinos, de modo que una pequeña parte se mantiene en las instalaciones de cría en cautividad para su crecimiento y engorde, otros se “siembran” directamente en el medio natural y un pequeño porcentaje se destinan a la investigación sobre los umbrales de tolerancia de la margaritona a contaminantes como metales pesados o pesticidas agrícolas.

Gloquidios de 'Margaritona' del centro de cría del Gobierno de Aragón
Gloquidios de 'Margaritona' del centro de cría del Gobierno de Aragón
DGA

Durante este año 2023 han nacido en el centro más de un millón de juveniles de un tamaño de centésimas de milímetro, de los cuales 25.000 se han mantenido en cautividad y el resto se han liberado a puntos del río Ebro y los canales Imperial y de Tauste, donde ya está presente la especie.

Desde 2014, la cría comenzó a ser exitosa a largo plazo al mantenerse con vida los juveniles durante varios años, pero este 2023, ha apuntado la Consejería, se ha producido un hito histórico, ya que por primera vez se ha podido comprobar que ejemplares de seis años mantenidos en cautividad han comenzado a liberar gloquidios en las instalaciones del centro de cría.

De esta forma, se ha logrado por primera vez en el mundo para esta especie completar su ciclo reproductivo en cautividad. "Una gran noticia que abre la puerta a continuar y desarrollar con mayor alcance el proyecto de cría, ya que a partir de ahora se podrá contar con generaciones nacidas en cautividad que ya se reproducen", ha insistido el Departamento de Agricultura aragonés.

La elevada mortalidad registrada desde el año 2013, que ahora parece haberse ralentizado, ha mermado en gran medida la población de la margaritona en la cuenca del Ebro, por lo que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico la incluyó en 2018 como una de las siete especies declaradas en situación crítica en España, debido a su riesgo inminente de extinción.

Aragón posee más del 95 % de la población ibérica y para revertir la situación crítica de la especie, urge el comienzo de la repoblación con ejemplares jóvenes, provenientes de la cría en cautividad, por lo que ya se están haciendo las primeras pruebas para conocer la adaptación de los estos juveniles en ubicaciones del río Ebro previamente caracterizadas como óptimas para estas almejas.

Sin embargo, el Gobierno de Aragón ha advertido de que el esfuerzo de producir miles de juveniles en la cría en cautividad no valdrá de nada si las condiciones en los hábitats naturales no son adecuadas para su supervivencia, por lo que ha hecho hincapié en que es imprescindible llevar a cabo acciones de restauración en el entorno natural de la especie, especialmente en el Ebro, así como otras localidades donde históricamente estuvo presente, para recuperar su rango de distribución.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión