Aragón
Suscríbete

Medio Ambiente

La CHE cree que la sequía se extenderá a toda la cuenca pero garantiza el abastecimiento

Activa medidas extraordinarias en el Segre y anticipa un verano “complicado” con medidas “progresivas más intensas”.

Sala de control de la CHE
Sala de control de la CHE
F. Jiménez

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) prevé un verano “complicado” por la sequía que obligará a tomar medidas “progresivas y más intensas”. De momento, la presidenta del organismo de cuenca, María Dolores Pascual, ha anunciado este miércoles la declaración de situación excepcional para el Segre, una medida que se extenderá en las próximas semanas a otros sistemas. En este sentido, ha advertido de que las lluvias de abril han sido “mucho más pesimistas” de lo esperado, pero ha garantizado el abastecimiento de boca, la prioridad junto con los caudales ecológicos.

“Arrastramos una reducción de las aportaciones desde el año pasado que permitió terminar la campaña de riegos gracias a las reservas de los embalses, pero esas reservas no se han recuperado”, ha advertido Pascual. La causa es la falta de lluvias durante esta primavera, que ha hecho que la situación actual de los ríos “se parece más al periodo de verano”.

Además, la nieve acumulada en el Pirineo no está ayudando a mejorar la situación, ya que algunas “reservas cuantiosas”, en cuencas como las del Aragón o el Gállego, sufrieron un proceso de “sublimación” y se evaporaron por las altas temperaturas sin llegar a transformarse en caudales para los embalses, ha lamentado la presidenta de la CHE.

Con este panorama, y tras iniciar la campaña de riegos con restricciones, la Confederación ha decidido tomar nuevas medidas. Por un lado, su presidenta ha trasladado a la Junta de Gobierno reunida hoy con carácter extraordinario la declaración de situación excepcional por la sequía en el sistema catalán del Segre, el más castigado de la cuenca.

Esta decisión implica la creación de una comisión permanente como “órgano de seguimiento más ágil” y se da “mayor cobertura jurídica” a la hora de aplicar restricciones, ha explicado Pascual. Además, facilita la solicitud de ayudas a las diferentes administraciones para paliar los efectos de la sequía entre los agricultores y ganaderos.

La CHE considera que este paso se ampliará a lo largo del mes de abril a otras subcuencas, que también empiezan a estar en un estado complicado. Es el caso del Eje del Ebro y del Bajo Ebro, así como las del Aragón y del Arba o la del Iregua, en La Rioja. De hecho, la presidenta de la Confederación ha llegado a reconocer que antes del verano podrían entrar en esta situación excepcional todos los sistemas de la cuenca.

Medidas de ahorro y concienciación

Desde la CHE han insistido en que la cuenca dispone de infraestructuras de regulación suficientes para “garantizar” el abastecimiento, más allá de los problemas que puedan aparecer en las localidades que no tienen acceso a estas redes y que dependen de pozos o manantiales, a los que se les brindará “apoyo”.

“En todo momento, tanto la Confederación como los usuarios, hemos tenido como prioridad la garantía del abastecimiento”, ha explicado María Dolores Pascual, que ha recordado que se hacen reservas en los embalses para ello. No obstante, ha pedido a los responsables de los diferentes sistemas “adoptar medidas de ahorro” y hacer llamamientos a la población para hacer un uso responsable de los recursos hídricos.

“Esta sequía es más grave que las últimas, pero tenemos mecanismos para gestionarla”

En cualquier caso, la CHE sigue pendiente de la previsión meteorológica. “No sabemos si va a llover en mayo, a partir de entonces es más difícil que lo haga, pero si cambian las circunstancias, este planteamiento podría tener retoques”, ha concluido Pascual, que ha querido mandar un mensaje de tranquilidad: “Esta sequía es más grave que las últimas, pero tenemos mecanismos para gestionarla”.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión